Hace unos días os contamos la gran guerra que Anonymous está librado contra los terroristas del estado islámico. No es una guerra convencional, ya que estos ataques contra el grupo armado ISIS se están llevando a cabo a través de la redes virtuales de comunicaciones, principales medios de difusión y contacto entre estos terroristas.

Las opiniones que esta guerra cibernética suscitó fueron de todas las índoles, pero muchas de ellas tenían un punto de vista en común: Anonymous entorpecerá de una u otra forma a las investigaciones que están llevando a cabo los centros de inteligencia. A pesar de esto, Anonymous ha recibido una gran oleada de comentarios positivos y, por una vez en su historia, los medios no los tratan como los ciberdelincuentes que nos quieren hacer creer que son.

Después de una semana de intensas colaboraciones entre los principales miembros de Anonymous, los resultados salen a la luz. Miles de cuentas de Twitter y Facebook han sido bloqueadas por este grupo de hackers, cerrando así una de las vías de comunicación y captación de terroristas más importantes que existían. Es cierto que aún queda mucho por hacer, pero de lo que estamos seguros es que los grupos informáticos de la policía no podrían haber cerrado tan a la ligera dichos perfiles públicos por carecer de leyes que lo aprobaran.

anonymous_logo2_black

Aunque miles de perfiles de los terroristas del ISIS hayan sido cerrados, el logro más importante por parte de Anonymous ha sido el hackeo a uno de los principales foros que unía tanto a comandantes como a nobeles reclutas del grupo terrorista. Aún dejándolos sin muchos medios de comunicación (ya que Telegram también ha cerrado los canales que usaban) los miembros del ISIS se siguen comunicando entre sí utilizando otras plataformas que garanticen la integridad de la comunicación, como por ejemplo la red Tor.

¿Creéis que los hackeos de Anonymous están sirviendo para algo o solamente están complicando la situación?  Os mantendremos informados sobre las noticias que conciernen a Anonymous y a la guerra cibernética que ellos mismos han iniciado.

Comentarios

comentarios