Cuando estás en un aeropuerto y ves como esas máquinas despegan, te das cuenta de lo poderosa que es la mente humana y de cómo es capaz de diseñar y crear verdaderas maravillas. La marca de aviones Boeing se ha caracterizado por crear los aviones más avanzados y con más capacidad del mercado, ahora además quiere que ser la compañía con los aviones con menos peso, utilizando un nuevo metal.

Nuevo metal para los Boeing que serán practicamente aire

Boeing es propietaria de la empres HRL Laboratories, cuya finalidad es la de crear nuevos componentes para los aviones que hagan que estos sean cada vez más seguros, mejores y cómodos para los usuarios. El dinero que Boeing invierte en I+D+I, se nota frente a otras compañías del sector. Ahora con la creación de un nuevo metal, aseguran que sus aviones serán los más ligeros del mercado sin renunciar a la seguridad.

El metal más ligero del mundo que Boeing ha presentado se basa estructrualmente en el aire, y es que, aseguran que este elemento se encuentra en el 99,99% del nuevo metal. Así lo ha expresado Sophia Yang, la investigadora científica y arquitecta de materiales de la compañía. Yang explica que el nuevo metal descubierto es una microrretícula metálica basada en pequeños tubos huecos interconectados que le hacen ligero pero muy difícil de romper. Boeing ha apostado por un maetrial que se asemeja y mucho a la estructrura de los huesos del cuerpo humano, que son extremadamente duros pero en su interior son prácticamente huecos, formado por decenas de bolsas de aire.  Así mismo, se obtiene una gran compresión y absorción de la energía, por lo que y según palabras de Yang, es el material idóneo para Boeing y sus nuevos proyectos aeronáuticos.

No os perdáis la imagen que se ve en el segundo 55-56.

El descubrimiento no es nuevo, ya que HRL Laboratories anunció el hallazgo allá por el 2011 pero no ha sido hasta ahora que Boeing se ha interesado al 100% en este nuevo material para desarrollar sus nuevos planes dentro de la aviación. Boenig conseguirá ahorrar mucho peso en sus modelos y por tanto mejorar tanto la autonomía como la capacidad de los mismos.

Este nuevo material también será utilizado para el futuro de los materiales y vehículos aeroespaciales patrocinados por la NASA. Estos materiales permitirán reducir la masa de las naves en el espacio hasta un 40% lo cual es necesario en caso de querer viajar al planeta Marte.

FUENTE: El economista

Comentarios

comentarios