Como todos sabemos, la censura y el miedo a la contaminación ideológica están muy presentes en China. Desde que el gobierno Comunista instalara lo que se conoce como la gran Cibermuralla, es casi imposible acceder desde cualquier punto de la geografía China al exterior vía Internet.

Lo que debía ser el gran punto de paso de casi todas las comunicaciones de Internet mundiales se ha convertido en una intranet de la que la mayoría se queja. Allí, el acceso a las páginas web que nosotros consideramos imprescindibles es impensable. Las que mejor funcionan respecto al servicio que ofrecen, como por ejemplo Google, Twitter y Facebook, son inaccesibles al 100%. En su lugar, como motor de búsquedas se utiliza Baidu, y las grandes redes sociales son sustituidas por  Weibo y Renren.

zaichina

Claramente, estas alternativas están presentes únicamente a nivel local. Ya que así el gobierno Comunista se asegura de mantener todo bajo control. Todo lo que pasa por los servidores de dichas web es filtrado y analizado minuciosamente.

¿Cómo China es capaz de filtrar toda la información?

Para ser capaces de esta ardua tarea, China exige que los proveedores de Internet cooperen. Como estos son los que proveen de Internet y, por tanto, los que controlan el tráfico, son ellos los que pueden bloquear contenidos críticos o desviar la conexión a otras páginas web. También los buscadores se ven sometidos a la presión de los censores. Tanto Baidu como los buscadores extranjeros no deben mostrar todos los resultados y eliminar aquellos que resulten críticos para el régimen.

Para filtrar todos los contenidos, el régimen Comunista hace uso de la propia infraestructura de la Red. Cuando alguien escribe en su navegador una dirección web y quiere conectarse a ese servicio, primeramente tiene que haber una traducción de ese dominio a una combinación numérica (buscar la dirección IP del servidor web). Esa traducción se realiza gracias a los Domain Name Server (DNS).

Todos los directorios DNS donde están las traducciones de las direcciones con sus IP están en manos de los proveedores de Internet, por lo que de esta forma también pueden impedir que un usuario acceda a dicha web simplemente dándole una dirección IP del servidor web incorrecta.

Las empresas también bloquean el acceso para usuarios que introduzcan directamente la dirección IP. Ambos métodos, los filtros de DNS y el bloqueo de IP, son relativamente fáciles de aplicar, desde un punto de vista técnico. También otros proveedores occidentales como Yahoo! o Microsoft, con su buscador Bing, censuran las listas de resultados.

Fisuras en la Cibermuralla

La perfección no existe y, hasta hace muy poco, algunas vulnerabilidades de la Cibermuralla eran explotadas al máximo por aquellos curiosos que no conformes con las ideologías de su país buscaban ilustrarse y aprender cosas nuevas del exterior.

La vulnerabilidad más extendida y de la que mas se aprovecharon los internautas es el uso de VPN. Esta tecnología (en castellano redes virtuales privadas), se caracteriza por poder extender una LAN sobre una red pública no controlada como es Internet. Esto implica que toda la seguridad que conlleva el uso de una LAN se amplía y se utiliza bajo las infraestructuras con las que cuenta Internet.

En la foto: Descripción gráfica del funcionamiento de VPN
En la foto: Descripción gráfica del funcionamiento de VPN

Con el uso de las VPN, la dirección IP de aquellos usuarios que se conecten al exterior se enmascara, por lo que de esta forma se saltan las restricciones que les impone Pekín y ademas no corren el peligro de que medio ejercito Chino se plante en la puerta de su casa.

Como es obvio, las autoridades pekinesas no carecen de inteligencia (aunque pecan de ignorancia), por lo que este viejo truco se lo conocen de hace unos años. De ahí que hayan pasado a la acción e instalen un sistema activo en la Cibermuralla.

Ahora, el uso de VPN es ilegal, por lo que cualquiera que lo use como carretera al exterior será castigado. También han instalado un “gran cañón”, con el que la Cibermuralla para de ser un sistema defensivo a uno ofensivo.

Este cañón se ocupa de tirar abajo aquellas páginas web que se utilicen para reflejar páginas censuradas en el país Chino. Desde que se instaló, ha sido autor de numerosas ofensivas, como la que se realizó en Marzo contra GitHub.

Consecuencias de la censura

La censura de la que alardea el gobierno Comunista Chino no es más que un atentado contra los derechos humanos de sus ciudadanos y lo que esto conlleva.

En la foto: Partido comunista Chino
En la foto: Partido comunista Chino

La mayoría de las empresas se quejan (de forma anónima como es obvio) de sus bajos ingresos debido a la prohibición que se les impone de navegar libremente por Internet. Ya que, para cualquier grupo de emprendedores o empresa ya asentada, Internet es un gran medio para darse a conocer y ampliar su radio comercial de forma gratuita.

Los impedimentos que supone la Cibermuralla también afecta al desarrollo tecnológico del país. ¿Cómo va un país a desarrollarse en dicho campo si las restricciones son máximas? Aunque resulte imposible, los medios tecnológicos del país hacen todo lo posible por seguir la evolución tecnológica del resto del planeta.

Comentarios

comentarios