Estos son los problemas del primer mundo y de poder tener suficiente dinero como para comprarte un superyate, si no vas con cuidado puedes llevarte por delante un arrecife y que te acusen por ello. Esto es lo que le ha ocurrido a Paul Allen, el cofundador de Microsoft (junto a Bill Gates).

Todos apunta a que al soltar el ancla del yate se arrasó el 80% de un arrecife protegido. Un yate de nada más y nada menos que 92 metros de longitud – casi tan largo como los 117 metros del Edificio España, para hacernos una idea -, un yate que ocupa el puesto 49 en la lista de las embarcaciones de ocio más grandes del mundo como destaca Gizmodo.

El superyate estaba fondeando por una zona, en principio, permitida hasta que se les avisó que estaban causando grandes daños y abandonaron la zona inmediatamente. Las primeras estimaciones de daños calculan unos 1.300 metros cuadrados destruidos de este arrecife, el 80%.

Obviamente la compañía de Paul Allen, Vulcan Inc ha salido en su defensa alegando que la estimación de daños ha sido exagerada y que la zona donde estuvieron amarrados era la permitida e indicada por las autoridades de las Islas Caimán. Además colaboran directamente con las autoridades locales para evaluar los daños y colaborar en su restauración.

Veremos a qué puerto llega todo esto, pero al compañero de Bill Gates se le ha cruzado el viaje.

Comentarios

comentarios