El almacenamiento de datos es, actualmente, uno de los grandes problemas que tiene la sociedad más tecnológica. El gran volumen de información que se genera en un día es tal que las grandes empresas tienen que ir ampliando sus infraestructuras para poder dar un servicio continuado de calidad. Tampoco hace falta irse a lo más alto de la cadena tecnológica para darnos cuenta de este problema, ya que son muchos los usuarios que utilizan habitualmente distintas formas de almacenamiento para proteger y mantener a salvo sus más añorados datos.

Una de las formas de almacenamiento más económicas (sobre todo después del Black Friday) y, por lo tanto, más populares, son los discos duros. En la mayoría de las ocasiones, los usuarios que buscan almacenamiento privado compran discos duros recomendados por terceros o simplemente los más baratos de las webs. Esto es un gran error, ya que todo depende del uso que se le vaya a dar al disco duro y de la información que vayas a almacenar en él.

Puede parecer obvia la idea de comprar siempre lo más caro ya que, en la mayoría de las ocasiones, va a ser de mayor calidad que los productos baratos. En cuanto al almacenamiento de datos e información privada yo lo tengo muy claro: mejor prevenir que curar. Con esto quiero decir que, ni los discos duros muy baratos ni los muy caros son recomendables. Siempre hay que buscar un equilibrio tirando al alta. Para que compréis sobre seguro, a continuación os explicamos todos los tipos de discos duros existentes en el mercado y el uso que se puede hacer de cada uno de ellos.

 

¿Qué hay detrás de los procesadores Snapdragon?

La gran mayoría de los usuarios Android no conocen al 100% las prestaciones de sus terminales. Las pocas especificaciones que…

Leer más

Discos duros SSD

Se están convirtiendo, sin lugar a dudas, en los más famosos del mercado. Durante los últimos años han sido uno de los productos más buscados por los usuarios, extendiéndose rápidamente y otorgándonos una forma novedosa y “barata” de almacenar nuestra tan querida (y valiosa para Google) información.

La característica principal de este tipo de discos duros es que carece de partes mecánicas, de ahí el gran auge que atraviesan. Su arquitectura interna la conforman componentes electrónicos sujetos a la base, de tal forma que tanto los chips como los componentes fijos no se deterioran tan fácilmente. Gracias a estos discos duros nuestros datos estarán bastante bien protegidos, dejando de lado a los ya anticuados discos de plato y cabezal (hablaremos de estos más adelante).

Interior de un disco duro SSD.
Interior de un disco duro SSD.

Ventajas:

  • Al carecer de partes mecánicas, todo el procesamiento y almacenamiento de datos se realiza vía software, ganando mucho tiempo a la hora de obtener los datos. Por lo tanto podríamos decir que, los discos SSD son bastante rápidos a la par que seguros.
  • Aunque pueda parecer despreciable, todos los aparatos tecnológicos cuentan con un margen de error a la hora de trabajar con datos. Esto quiere decir que llegará un momento en el que la electrónica falle y se produzcan errores en bits, deteriorando tanto la información como el hardware. Los SSD, al carecer de partes mecánicas, cuentan con un margen de error mucho más pequeño que el resto de discos duros.

Inconvenientes:

  • Como no podía ser de otra forma, el principal inconveniente es su elevado precio. Su gran rapidez y fiabilidad encarecen su valor. Por el mismo precio, en muchas ocasiones te podrás comprar un HDD de 10 veces la capacidad del SSD (perdiendo velocidad de transferencia de datos, obviamente). Lo mejor es que siempre hay ofertas de las que aprovecharte.

Discos duros SATA

Siempre que se explica el funcionamiento de este tipo de discos duros se hace alusión a un tocadiscos. Y es que no es más que eso, ya que son discos duros mecánicos con plato y cabezal. Eso sí, la forma de almacenamiento es cuanto menos interesante.

Interior de un disco duro SATA.
Interior de un disco duro HDD.

Cuando el usuario ejecuta la orden de almacenamiento de datos en un HDD, el ordenador envía señales eléctricas hacia la bobina del disco duro. Debido a diferentes principios del electromagnetismo, la bobina se polariza y actúa como un elemento magnético. De esta forma, la fuerza magnética inducida por la bobina reordena las partículas existentes en la superficie del disco, almacenándolas como partículas magnéticas ordenadas.

Principio de funcionamiento de un disco SATA.
Principio de funcionamiento de un disco HDD.

Ventajas:

  • Su coste es mucho más reducido que los discos SSD. Si lo que buscas es una forma de almacenamiento esporádica que no viaje de un lado a otro constantemente este es tu tipo de disco duro.

Inconvenientes:

  • Tal y como ya hemos comentado anteriormente, el principal inconveniente es la velocidad de transferencia. Esto no influye mucho en el día a día de un usuario común, ya que lo que se busca con este tipo de discos duros es el almacenamiento asequible, no un almacenamiento semi-profesional y permanente.
  • De todas formas, ya existen discos HDD con velocidades de lectura de unos 48X, 52X, 56X, etc. Siendo X un ancho de banda estándar de 150 kbps.

¿Qué diferencias hay entre los procesadores Intel Core i3, i5 e i7?

Seguramente muchos de vosotros ya conozcáis a la familia Intel y su amplia gama de procesadores. Actualmente, gobiernan casi por…

Leer más

Discos duros SAS o SCSI

Su uso se limita casi por completo a los entornos profesionales, ya que están preparados físicamente para su acoplamiento en grandes grupos. Suelen utilizarse en sistemas de almacenamiento tipo IBM System Storage, Disk Storage Systems de HP, etc.

Es muy difícil que encuentres un disco SAS en formato individual, ya que se incrustan en los rack de los servidores proporcionando un modo de funcionamiento llamado “en espejo”.

Almacenamiento profesional con discos SAS.
Almacenamiento profesional con discos SAS.

Su velocidad de transferencia está muy por encima del resto de discos duros del mercado, pudiendo llegar a los 6 Gbits/s. De ahí que solamente sean utilizados por empresas con el fin único de mantener todos sus datos almacenados de forma segura.

Espero que después de conocer un poco mejor los tipos de discos duros del mercado aciertes de pleno con el tuyo. Si te ha quedado alguna duda o quieres algún consejo más, ¡No dudes en preguntar!

Comentarios

comentarios