La legislación estadounidense obliga a las compañías aéreas con rutas desde, con destino, o vía los Estados Unidos a proporcionar al Departamento de Seguridad de Interior (Department of Homeland Security o DHS) de los EE.UU., determinados datos digitales de los pasajeros para facilitar la seguridad del vuelo y garantizar la protección de los EE.UU. Los datos de los pasajeros son de dos tipos:

  • Registro de nombres de los pasajeros o PNR (Passenger Name Record): incluye una serie de datos suministrados durante el proceso de reserva o en poder de las compañías aéreas y agencias de viaje, como el nombre del pasajero, información de contacto, detalles del itinerario (fecha del viaje, origen y destino, número de asiento y número de piezas de equipaje) y detalles de la reserva (como agencia de viajes e información del pago) u otra información (como pertenencia a un programa de usuario frecuente).
  • Información anticipada sobre pasajeros o API (Advanced Passanger Information): se trata de la información que figura en el pasaporte y a menudo se recaba en el momento de la facturación. Esta información se suministra antes de la llegada al control de fronteras. Se utiliza también para cotejar los datos de los pasajeros con las listas de personas que suponen una amenaza para la seguridad aérea.

La seguridad “en el aire” más importante que nunca

El objetivo primordial de la recogida de información del PNR antes de los vuelos es facilitar la seguridad de los vuelos entre la UE y los EE.UU. y salvaguardar la seguridad estadounidense. El DHS utiliza los datos PNR de los vuelos entre la UE y los EE.UU. con objeto de prevenir y luchar contra el terrorismo y delitos conexos, otros delitos graves como la delincuencia organizada, que tengan carácter transnacional y la fuga en caso de mandamiento judicial o detención por los delitos señalados. El DHS puede obtener la mayor parte de la información que aparece en los datos PNR mediante el examen del billete de avión y demás documentos de viaje de una persona determinada de conformidad con sus atribuciones ordinarias de control de fronteras.

La posibilidad de recibir estos datos en forma electrónica antes de la llegada de los pasajeros o de su salida de Estados Unidos aumenta significativamente la capacidad del DHS para llevar a cabo eficazmente una evaluación de riesgos precoz en relación con los pasajeros. Algunos datos considerados “sensibles” pueden figurar en el PNR transferido de los sistemas de reservas o de salida de la compañía aérea desde la UE al DHS. Entre estos datos PNR “sensibles” podría figurar determinada información que especifique el origen racial o étnico, las opiniones políticas, las creencias religiosas, el estado de salud o la orientación sexual del pasajero. El DHS se ha comprometido a no utilizar ningún dato PNR “sensible” que reciba procedente de los sistemas de reservas o de control de salidas de las compañías aéreas en la UE. El DHS instalará un programa de filtrado automático para borrar los datos PNR “sensibles”.

¿Quién puede acceder a estos datos?

Los datos PNR de vuelos entre la UE y los EE.UU. podrán facilitarse a otras autoridades policiales y de lucha antiterrorista nacionales o extranjeras en función de cada caso y con el respeto de las garantías específicas de protección de los datos digitales , con el fin de prevenir o luchar contra el terrorismo y los delitos conexos, otros delitos graves, incluida la delincuencia organizada, que tengan un carácter transnacional y la fuga en caso de mandamiento judicial o detención por los delitos señalados. Los datos PNR también podrán proporcionarse a otras autoridades pertinentes, cuando tal divulgación sea necesaria para la protección de los intereses vitales del pasajero interesado o de otras personas, en especial en lo tocante a importantes riesgos para la salud o si existe una obligación jurídica.

FUENTE: IBERIA

Comentarios

comentarios