El ojo humano es una gran maravilla que percibe unos tonos, colores y una precisión impresionante, salvo excepciones, pero no puede ver a cámara lenta (al menos de momento). Por suerte o por desgracia hemos desarrollado una serie de tecnologías que si se lo permite a cámaras que consiguen grabar a 4.000 fotogramas por segundo (fps). ¿Qué significa eso? Que no es lenta, sino cámara superlenta.

Este tipo de cámaras nos dejan estampas como la que os dejamos en el vídeo de debajo, donde podemos ver la combustión de una cerilla al prenderla. El youtuber UlstraSlo no solo tuvo que ponerse cerca de la cerilla y listo, sino que tuvo que preparar un sistema de espejos y reflectores a 10 centímetros de la cerilla para conseguir este fantástico vídeo.

 

Comentarios

comentarios