El encarecimiento de los combustibles fósiles y de los servicios energéticos está provocando que muchas familias opten por producir su propia energía para el autoconsumo. Actualmente, las normativas vigentes dificultan mucho la instalación de ciertas tecnologías que producen energía renovable, encareciendo aún más su instalación y dejando de ser tan rentables como lo son aparentemente.

Aún así, son todo un reclamo para aquellas personas que quieran desligarse del sistema energético que hay por defecto en su edificio y autogestionarse el consumo energético. Además, las viviendas que optan por este tipo de tecnologías están contribuyendo en gran medida a luchar contra el cambio climático.

La duda viene cuando, una vez decididos a instalar este tipo de tecnologías, no sabemos por cual de ellas apostar. Es muy importante conocer qué tipos de necesidades energéticas hay que cubrir en cada domicilio y prestar especial atención a la situación geográfica de este. Como es obvio, no conviene instalar placas fotovoltáicas en aquellos lugares donde predominen los días nublados. Tampoco podremos hacer uso de la energía eólica (a pequeña escala obviamente) en sitios donde no sople ni una pizca de viento. Para que sepas cual es la energía renovable más indicada para ti, a continuación analizamos todos los costes que cada una de estas tecnologías conlleva.

Energía solar térmica

Se puede utilizar tanto para calentar agua caliente como para la calefacción. Es muy importante saber distinguir entre energía termosolar y fotovoltaica, pues aunque ambas utilicen la energía solar como aliado, su modo de funcionamiento no tiene nada que ver. En este caso, la tecnología termosolar se basa en la concentración de la energía del sol para obtener energía térmica. Esa energía térmica se usa para generar vapor y con éste operar una turbina convencional que produce electricidad.

Funcionamiento de la energía solar térmica.
Funcionamiento de la energía solar térmica.

Los sistemas termosolares requieren la instalación en el edificio de placas solares, cuyo coste depende de un gran número de parámetros: tamaño de las placas, extensión a abarcar, tecnología utilizada o si se instalan durante la construcción del edificio o a posteriori. El coste medio de este tipo de paneles solares oscila entre los 500 y 700 euros por metro cuadrado. Como es lógico, su coste se abaratará si toda la comunidad de vecinos participa en el proyecto.

El número de paneles solares que se necesitan en las instalaciones dependen del agua caliente sanitaria y de la situación geográfica en la que se encuentre la vivienda. Si es una sola familia la que instala esta tecnología, se necesitarán unos 2 y 4 m² de superficie de captación solar. Por el contrario, solamente se necesitarán de 1,5 a 3 m² de superficie en el caso de que contribuya el edificio entero.

Tras estas premisas, el coste medio por instalación para una única vivienda oscila entre los 1200 euros, aproximadamente. Es un gasto inicial bastante asequible si tenemos en cuenta la vida media útil que estos dispositivos tienen (en torno a los 25 años). Con este tipo de instalaciones, una familia se puede ahorrar unos 110 euros al año. Esto significa que el plazo habitual de amortización está entre los 8 y 12 años, bajando hasta los 5 si se reciben subvenciones.

Energía solar fotovoltaica

Al contrario que la térmica, las tecnologías fotovoltáicas consisten en el aprovechamiento de la radiación del sol para generar electricidad gracias a las características químicas de ciertos materiales. Según la instalación, se pueden distinguir dos casos:

  • Autoconsumo fotovoltaico conectado a la red: Implica el mantenerse conectado a la instalación eléctrica por defecto en el domicilio, solamente usando la fotoeléctrica para un servicio en concreto. Una pequeña instalación de 3 kW supondría una inversión inicial de 6.000 euros pero nos permitiría ahorrar en torno a un 20% en la factura de la luz, recuperando dicha inversión en unos 12 años. Si estáis pensando en instalar esta tecnología en un comercio, sabed que con 6,5 kW de potencia tendríais que desembolsar 11.000 euros inicialmente pero ahorraríais un 30% mensualmente.
  • generacion-edificios-electricidad-solar-fotovoltaica
    Comunidad con placas fotovoltáicas.
  • Autoconsumo fotovoltaico aislado: Si quieres total independencia a la hora de administrar tu propia energía siempre puedes desvincularte de la red tradicional y consumir únicamente la energía autogenerada. La inversión media inicial es algo superior a las anteriores, ya que estaríamos hablando de unos 12.000 euros, los cuales recuperaríamos en ocho años aproximadamente.

 Biomasa

De la biomasa se obtiene la energía renovable que proviene del aprovechamiento de materia orgánica. Para obtener energía por este método se pueden instalar diferentes dispositivos: calderas, chimeneas o estufas. En el caso de ser un edificio entero el que quiere hacer uso de la biomasa, la instalación de una caldera común es mucho más eficiente que las individuales.

Proceso de la biomasa.
Proceso de la biomasa.

Un factor muy importante en esta tecnología es la elección del combustible a utilizarpellet de madera (el más habitual y extendido con una potente red comercial); hueso de aceituna (extendido en el sur de España); cáscara de almendra (propio del Levante); cáscara de piñón (típico de Valladolid-Segovia); o astilla de madera, con un precio más bajo pero por su menor densidad requiere más almacenamiento.

En cuanto al coste, la inversión inicial es un 25% más cara que la del resto de tecnologías fósiles como el gas o el gasoil. El combustible para biomasa más caro son los pallets de madera, rondando entre los 5,5 y 6 céntimos de euro/KWh. De todas formas, sigue siendo más barato que el gasoil y por supuesto que los radiadores eléctricos (entre 16 y 17 céntimos de euro/KWh).

La amortización depende de muchos factores, como del tipo de caldera elegida o del combustible que se utilice. Normalmente, el tiempo de amortización suele rondar los 6 años para pallets de madera. Obviamente, para el resto de biocombustibles este tiempo se reduce hasta los 2 o 3 años.

Minieólica para uso doméstico

Consiste en el aprovechamiento de la energía eólica a pequeña escala con aerogeneradores que no superan los 100kW. Los dispositivos más apropiados para el uso doméstico se sitúan entre los 5kW y los 10 kW.

Aerogenerador para uso doméstico.
Aerogenerador para uso doméstico.

Los precios de los aerogeneradores varían según el fabricante y la potencia que otorgan. Así pues, el precio medio por kW de potencia para un aerogenerador de entre 1 y 3 kW es de 4.000 euros. Si la vivienda requiere más potencia y decide instalar uno de 6 kW, se tendrían que desembolsar 3.500 euros/kW.

Espero que, después de esta breve pero intensa explicación, podáis elegir correctamente la tecnología renovable a utilizar en caso de que queráis autogestionar vuestra propia electricidad. Si tenéis alguna duda, ¡No dudéis en comentar!

Comentarios

comentarios