Estamos en la semana del Viernes negro o Black Friday, se supone que es un día de ofertas en todos los comercios pero se ha conseguido convertirlo en toda una semana. Nos inundan con ofertas impresionantes, pero cuidado que no todas tienen porque ser un chollo. Keep Clam and enjoy Black Friday.

Hay artículos destinados únicamente a estas fechas

No sería la primera vez que algunas grandes superficies elevan los precios antes de fechas destacadas como es el caso del Black Friday. Días antes suben un porcentaje no demasiado escandaloso algunos productos que saben que en estas fechas tendrán un descuento, con lo que el mismo no es tan suculento como en princio debería ser.

precios elevados

precios elevados

Además existen artículos que están destinados a ser vendidos en estas fechas de rebajas. Los grandes minoristas negocian con sus proveedores un precio que aún poniendo rebajas del 40% ó el 50% siguen dando beneficios. Esto supone que para los pequeños comercios si sea de verdad un viernes negro y no un Black Friday, ya que no pueden competir con estos centros comerciales.

Por eso tenemos que decir que siempre hay que andarse con ojo con las ofertas que se publican y tener muy claro si ese producto es de verdad una rebaja o está al mismo precio que siempre o incluso 1 céntimo menos. Ya sabes que no suena igual 5€ que 4,99€. Estar atentos a productos que antes no existían y de repente salen a la venta como por arte de magia.

Por supuesto nunca comprar en comercios poco fiables o que descuenten grandes cantidades de dinero en artículos en los que no se podría aplicar. Fíjate bien que sea páginas seguras del tipo https//. No introduzcas datos de la tarjeta que no sean los habituales, estos son número de la tarjeta de crédito y el código CVC de verificación. Estate atento al Phishing.

Se prudente y aprovecha las ofertas, pero deja algo para Navidad que está a la vuelta de la esquina.

 

Comentarios

comentarios