Martin Winterkorn, consejero delegado (CEO) de Volkswagen ha decidido presentar su dimisión este mismo miércoles tras el escándalo creado en torno a la marca de automóviles. Tras conocerse que habían manipulado las emisiones de los gases contaminantes en Estados Unidos, abandonará el cargo aceptando su responsabilidad en este particular.

“No hice nada equivocado”, apuntó Martin. Su idea es dimitir para que llegue el cambio necesario a la marca alemana. “Como consejero delegado, acepto la responsabilidad por las irregularidades halladas en los motores diésel y por ello he pedido al consejo de supervisión que apruebe mi cese en funciones como consejero delegado del grupo Volkswagen”, explicó.

Hago esto por el interés de la compañía, a pesar de que no he hecho nada malo”, reconoció en una nota en la que también indica que VW necesita “aire fresco, también en términos de personal”. El consejo de supervisión de Volkswagen informó que Winterkorn no sabía absolutamente nada de estas manipulaciones, con lo que el CEO destacó que deben antener una línea de transparencia. “Esta es la única forma de ganar confianza. Estoy convencido de que el grupo Volkswagen y su equipo superará esta grave crisis“.

La empresa, por su parte, consciente de que han perdido la confianza de muchos clientes en todo el mundo, avisa de más consecuencias personales en todo aquel que ha tenido relación con el escándalo. VW instaló un software en los modelos con el motor diésel EA 189 (el 2.0 TDI) que detecta cuándo el vehículo es examinado para trucar así las mediciones de gases contaminantes con las que cumplían las normativas en Estados Unidos. Además del daño a nivel de marca, la multa podría ser de 18.000 millones de dólares.

Comentarios

comentarios