Uno de los grandes problemas  con el que se encuentran la mayoría de los usuarios a la hora de comprar un nuevo ordenador es la elección del hardware. El procesador, la tarjeta gráfica, la placa base o el disco duro son algunos de los componentes  que más quebraderos de cabeza dan al tener que elegir entre varios modelos.

Como ya sabréis, cada usuario tiene sus propias exigencias, por lo que, como es lógico, cada usuario necesita su propio ordenador hecho a medida. Desde BillionBytes siempre hemos intentado ayudaros en este aspecto. Por ejemplo, contando las diferencias entre los procesadores Intel Core i3, i5 e i7 o explicando qué tarjeta gráfica necesita cada usuario según su perfil tecnológico.

En este último caso, aún hay una pregunta a la que responder y que muchos aficionados a los videojuegos se hacen: ¿Qué es mejor, varias tarjetas gráficas de gama media o una tarjeta gráfica de gama alta? La respuesta no es tan sencilla, por lo que vamos a analizar todas las ventajas e inconvenientes que conlleva el uso de varias tarjetas gráficas en un mismo ordenador.

Aspectos obligatorios en el uso de dos GPU

Para que dos tarjetas gráficas puedan funcionar en paralelo en un mismo ordenador es necesario que exista algún protocolo que comunique y reparta el trabajo entre las GPU. Las tecnologías Crossfire y SLI son las más famosas y las que mejores resultados ofrecen. Ambas han sido desarrolladas por las marcas de GPU más distinguidas del mercado: AMD y Nvidia, respectivamente.

Combinaciones de tarjetas gráficas compatibles de AMD.

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta es la placa basemotherboard. No todas las placas base son compatibles con esta función, ya que el procesamiento en paralelo de datos gráficos requiere una forma distinta de trabajar, tanto en el sincronismo como en la potencia. Siempre que queráis instalar dos GPU en un ordenador, no olvidéis comprobar que la placa base y el resto de componentes sean compatibles con esta función.

Al igual que ocurre con la placa base, la arquitectura de dos tarjetas gráficas en paralelo no siempre es posible. Para que dos tarjetas gráficas sean compatibles, el modelo de GPU que lleven ambas debe ser el mismo. No ocurre lo mismo con la memoria de la GPU o con la frecuencia de reloj (aspectos que no tienen por que coincidir). Por ejemplo, en el caso de Nvidia, si tienes una tarjeta con una GPU GeForce 7600 GS, la segunda tarjeta, de la marca que sea, debe tener otra GPU GeForce 7600 GS para poder utilizar la tecnología SLI.

Ventajas y desventajas de Crossfire/SLI

La primera ventaja que nos encontramos, como es obvio, es el aumento de capacidad de procesamiento de datos gráficos. Todos los videojuegos o aplicaciones que requieran del uso de las GPU irán mucho más fluidos. Por ejemplo, si utilizamos una Radeon HD 7970 para ejecutar el videojuego metro 2033, 3DMark nos muestra una puntuación de 3321 a 58.67 fps. Si añadimos una segunda tarjeta gráfica, gracias a la tecnología Crossfire, el juego alcanzó los 99.33 fps con una puntuación de 6413.

Aumento de rendimiento en los videojuegos con la tecnología Crossfire.
Aumento de rendimiento en los videojuegos con la tecnología Crossfire.

La instalación de varias tarjetas gráficas se utiliza, en muchas ocasiones, para hacer uso de un sistema multimonitor. Muchos gamers se instalan dos GPU no por el aumento de capacidad, si no para poder visualizar contenido en dos pantallas sin que el rendimiento de ambos se vea afectado.

El aumento de capacidad de procesamiento también conlleva algunas desventajas que tenemos que tener en cuenta. Al alimentar dos tarjetas gráficas en vez de una, la fuente de alimentación de nuestro ordenador deberá proporcionar mucha más energía que de costumbre. Es decir, tendremos que comprobar que vaya a otorgar la energía suficiente y, si no es así, adquirir una más potente. Por otro lado, la disipación de calor en las unidades de procesamiento será mucho mayor con dos tarjetas, por lo que deberemos aumentar la refrigeración en el ordenador considerablemente.

sli-scaling-chart_0
Aumento de rendimiento en los videojuegos con la tecnología SLI.

El uso de las tecnologías Crossfire/SLI no siempre es compatible con todos los videojuegos (aunque cada vez esto ocurre con menor frecuencia). Si se da el caso, el videojuego solo podrá rendir con una de las dos tarjetas gráficas, obviando por completo a la otra. Esto se debe a un problema de los drivers, así que es tarea de la empresa de las tarjetas gráficas el resolverlo.

Entonces, ¿Compro un par de tarjetas gráficas de gama media o una tarjeta de gama alta?

Ya hemos visto que la agrupación de varias tarjetas gráficas aumenta linealmente su rendimiento (no es algo exacto pero nos puede servir para hacernos una idea). Es decir, si instalamos dos tarjetas gráficas, el procesamiento gráfico se dividirá a la mitad, o lo que es lo mismo, tendremos capacidad para ejecutar el doble de datos que con una sola tarjeta.

AMD-Radeon-Crossfire-Gaming-PC-Banner-1

La ventaja de esto es que, inicialmente, puedas adquirir un ordenador con un hardware lo suficientemente potente como para poder añadir una tarjeta gráfica más adelante, cuando los videojuegos o los programas que utilices te pidan mas rendimiento. Esta opción es ideal para los usuarios gamer ocasionales, ya que podrán aumentar su rendimiento con los videojuegos conforme estos vayan pidiendo mas procesado. Ademas el desembolso inicial no será tan elevado (evitamos comprar una innecesaria tarjeta gráfica de gama alta).

Si por el contrario estás pensando en probar los juegos mas top del mercado o los programas más potentes que requieran del uso de la GPU, desde Billionbytes os recomendamos sin ninguna duda la compra de una tarjeta gráfica de gama alta, pensando un poco en el futuro por si acaso tenéis que añadir alguna tarjeta de gama media por el camino. En este caso, al ejecutar potentes videojuegos, el uso de dos tarjetas gráficas aumentará demasiado la temperatura y, en cuestión de rendimiento, os arriesgáis a que pueda surgir algún fallo (además del elevado coste inicial).

Resumiendo, si hacéis un uso moderado de la tarjeta gráfica, la compra de dos GPU de gama baja podrá igualar el rendimiento de una de gama media (ahorrándote además algo de dinero). El rendimiento no se puede comparar directamente ya que entran en juego los precios y la potencia de cada modelo en particular, por lo que si no queréis enloquecer con esta decisión, una tarjeta de gama media-alta con un potente hardware para añadir alguna más en el futuro es la mejor opción sin lugar a dudas.

 

Comentarios

comentarios