Los drones no son fáciles de controlar pero gracias a este invento de manos de Andrew Barry, un estudiante del MIT, ha quedado demostrado que podemos conseguir que los drones pasen a poder ser autónomos.

Esto es posible gracias a un sistema de detección de obstáculos que se basa en dos cámaras de vídeo que le proporcionara una visión panorámica a 120fps. Con su software procesará los fotogramas y determinará cualquier obstáculo, pudiendo esquivar ramas y árboles mientras vuela a una velocidad de 50 km/h.

Este sistema se basa en algoritmos de visión artificial con los que podrá conocer su entorno y a su vez generará un mapa en tiempo real para sus futuros vuelos. Todo esto de autónomamente.

El software es de código abierto y está disponible en Github.

Fuente: xakata.com

Comentarios

comentarios