El F-35 es un caza a reacción de quinta generación fabricado por Leckheed Martin que pretendía ser el santo grial en lo que a aviones de combate se refiere. Se trata de un avión de caza y ataque a tierra polivalente, con diferentes versiones que van desde el caza embarcado en portaaviones hasta el modelo de despegue vertical y que recientemente no ha demostrado ser superior al caza que pretende jubilar, el F-16.

La revolucionaria cabina del F-35

Hace unos días un conocido blog sobre tecnología militar, War is Boringpublicó que el F-35 era claramente inferior al F-16 en combate aéreo cercano, lo que se conoce en la jerga militar como Dogfight (pelea de perros), ya que sus capacidades de maniobra no son lo suficientemente buenas como para realizar ascensiones rápidas o esquivar los disparos de otro avión a cortas distancia. El piloto de pruebas al que se entrevistó, después de una sesión de maniobras de combate el día 14 de enero de este año, indicó que el avión era claramente inferior a su oponente y que tuvo grandes problemas para defender y atacar al F-16 contra el que se enfrentó. Según un informe de cinco páginas al que tuvo acceso el blog y que es en esencia una letanía de quejas sobre el caza, el avión no está preparado para el combate cercano debido a las exigentes capacidades de sigilo a las que ha sido sometido el diseño del aparato al que se ha dotado, por ejemplo, con un cañón que sólo tiene capacidad para hacer 180 disparos o que, por poner otro ejemplo, el casco del piloto, que posee una revolucionaria tecnología de visión integrada en la cabeza del piloto, es demasiado grande para la cabina y a veces no se puede mover la cabeza con libertad. En palabras del piloto al bajarse del aparato: “Que Dios te ayude si el enemigo te sorprende y no tienes otra opción que dar la vuelta y pelear”.

Detalles del casco del piloto del F-35

En una nota oficial emitida por lo que Lockheed Martin, en respuesta al artículo publicado por War is Bored,  indican que este avión no está diseñado para el combate cercano sino que sus capacidades, su software y su armamento están diseñados para localizar y destruir a los aviones enemigos antes de que F-35 sea detectado. Además, en esta nota los fabricantes del aparato, indican que el avión no estaba plenamente preparado para realizar las maniobras que se le exigieron en el ejercicio, ya que no portaba el software adecuado. A pesar de todo esto, su contrincante, el F-16 al que se pretendía derribar, además de portar los misiles en la parte baja del ala, portaba dos grandes tanques de combustible para aumentar su autonomía y que le restaban una gran cantidad de ventaja aerodinámica.

El F-35 es el arma más cara de la historia. El Gobierno Norteamericano ha invertido más de un billón (con b) de dólares en su desarrollo, que se ha prolongado más de dos décadas. El coste de cada unidad para el ejército norteamericano asciende a casi 300 millones de dólares y muchos países que habían invertido en su desarrollo y compra posterior le están dando la espalda al proyecto, como ha ocurrido recientemente con Italia, que ha reducido a la mitad el número de unidades que pretende adquirir.

El F-35 en detalle

Fuente: War is Bored, Lockheed Martin.

Comentarios

comentarios