Nadie dijo que ir al espacio es cosa fácil, sino que se lo digan a los protagonistas de la carrera espacial que dejaron sus vidas por el camino con el objetivo de llegar más allá.

Ayer Elon Musk, presidente de SpaceX, se dio una vez más de bruces con la realidad, su cohete Falcón 9 que transportaba una cápsula Dragon con suministros para la Estación Espacial Internacional (ISS) explotó a los cuatro minutos del despegue cuando estaba tomando velocidad para entrar en la órbita terrestre.

Este fallo se suma a la larga lista de fracasos que está protagonizando el cohete Falcón 9, un nuevo diseño de lanzador cuya recuperación, de salir bien, abarataría el coste de lanzamiento hasta un 90% y que hasta la fecha no ha llegado a ser efectivo en su misión de aterrizar en vertical sobre una superficie después de poner en órbita la cápsula que porta.

En el vídeo que te dejamos a continuación puedes observar a partir del minuto 2:30 como el cohete comienzan a desprender gases y explota en 1000 pedazos, llevándose consigo todo el cargamento de la cápsula y las esperanzas de SpaceX de poder recuperar el lanzador con éxito en la barcaza que le esperaba en medio del Atlántico, frente a las costas de Florida.

Recordemos que SpaceX es una empresa privada que tiene un contrato con la NASA para realizar 20 lanzamientos con destino a la ISS  con el fin de proporcionar suministros  sin depender de la Agencia Espacial Rusa. Como sabrás los EEUU retiraron de circulación los transbordadores espaciales el 8 de julio de 2011 y centraron su programa y su presupuesto en la Estación Espacial Internacional y en la exploración del espacio profundo.

El próximo lanzamiento de una cápsula Dragon a bordo de un cohete Falcon 9 está previsto para el 9 de agosto ya que en la ISS existen provisiones hasta octubre. Desde BillionBytes realizaremos un seguimiento puntual de este evento y te informaremos de su éxito o fracaso, no dejes de seguir leyéndonos aquí.

Comentarios

comentarios