Siguen apareciendo más y más datos relacionados con el escándalo de las emisiones diesel de la compañía Volkswagen, pero ahora este escándalo está salpicando otras compañías como Mercedes, Honda, Mazda o Mitsubishi, que vienen a sumarse al creciente número de empresas automovilísticas que han admitido que sus vehículos contaminan más de lo permitido.

Las cuatro compañías en cuestión: Mercedes, Honda, Mazda y Mitsubishi han sido auditadas por la consultora independiente Emission Analitics y han detectado un número significativo de falsedades en cuanto a sobrepasar las emisiones permitidas se refiere. En este caso no se habla de un escándalo fraudulento porque las compañías no han hecho trampa a la hora de ocultar las emisiones mediante software, siendo estas pruebas obtenidas mediante test realizados a vehículos en condiciones normales.

Este nuevo descubrimiento, en este enorme escándalo que no para de crecer, que ya implica a muchas compañías y a muchos modelos de vehículos en Europa, Asia y América, ha sido publicado por The Guardian este viernes. El artículo en cuestión viene a demostrar que el escándalo de Volkswagen es sólo la punta del iceberg y que el actual sistema de mediciones de contaminantes es, por ser benévolos con el término, una basura.

Una de las conclusiones más importantes del artículo es que se debe implementar un nuevo sistema de medición de contaminantes que no esté manipulado por las empresas automovilísticas y que sea absolutamente independiente, que realice los test en condiciones normales de funcionamiento y no en condiciones ideales de laboratorio.

Será interesante ver hasta donde llega este nuevo escándalo automovilístico y que soluciones ofrece el sector automovilístico, ya que puede ser el último empujón que necesita la industria de vehículos eléctricos para avanzar de una vez por todas.

Comentarios

comentarios