Creíamos que SpaceX tenía el mundo ganado – o el espacio – con su último aterrizaje del cohete Falcon 9. Pero claro, fue un aterrizaje en tierra y los dos primeros intentos en una barcaza en el agua no habían sido del todo un éxito. Tras esto la empresa de Elon Musk no se rinde y sigue intentando aterrizar el Falcon 9 en una barcaza pero ha vuelto ha vuelto a fallar en su tercer intento, os contamos el por qué.

La trayectoria había sido buena, los propulsores que le daban estabilidad funcionaron bien hasta que quedaban tan solo unos metros de la barcaza, entonces… ¿qué ocurrió? A punto de aterrizar una de las patas se quedó sin líquido hidráulico provocando inestabilidad en el aterrizaje y con ello que acabase cayéndose y con ello… de nuevo explotó.

qfzgnzabng31rla9mgox

 

Definitivamente es más difícil aterrizar en un barco. Es como un portaaviones vs. tierra: un área mucho más pequeña que se mueve y rota

Sin embargo, eso no ha sido lo que ha impedido que ésta fuera buena. La velocidad de aterrizaje era adecuada, pero el cierre de una pata no se abrió, así que [el cohete] se volteó después de aterrizar

Defendía Elon Musk públicamente.

barcaza-falcon-9-spacex

¿Qué significa todo esto? Que no se dan, ni mucho menos, por vencidos y que esta vez ha sido un “pequeño fallo” lo que ha impedido el correcto aterrizaje, pero están cada vez más cerca de conseguirlo. Sería un pequeño paso para Elon Musk pero un gran paso para la humanidad.

Pero no todo son malas noticias. La principal misión del Falcon 9 era poner en órbita el satélite Jason-3 y en ese sentido ha sido un éxito.

Comentarios

comentarios