En la gran mayoría de las ocasiones, el famoso término hacker se emplea de manera incorrecta. Tanto los medios periodísticos como muchas webs tecnológicas utilizan en la misma frase las palabras ‘hacker’ y ‘ciberdelincuente’, ofreciéndonos una visión oscura y borrosa del trabajo que desempeñan los verdaderos hackers.

Es cierto que muchas personas con amplios conocimientos en redes e informática se autodenominan “hackers” a la hora de cometer un delito por Internet, por lo que el hecho de que esta palabra no se use correctamente se debe directamente a ellos (y a la falta de conocimiento de muchas otras). Lo que realmente define a estos ciberdelincuentes es el termino ‘cracker’ así que, a partir de ahora, cada vez que escuchéis esta palabra debe saltar una alarma de peligro en vuestra cabeza.

Entonces, si los crackers son los delincuentes que explotan y rompen los sistemas del resto de usuarios, ¿A qué se dedica un verdadero hacker? Si estáis interesados en aprender conocimientos hacking, trabajar en seguridad informática o simplemente ampliar vuestra cultura tecnológica, a continuación os explicamos todos los aspectos que envuelven a los hackers profesionales y también contamos un poco de la historia hacking, que nunca viene mal.

El “hacker” que salvó a miles de judíos

El protagonista de este pequeño trozo de historia no hizo uso de ningún ordenador para hackear al ejercito nazi, por lo que es el ejemplo perfecto para ilustrar la idea que hay detrás de estos profesionales.

René Carmille, jefe del servicio del Centro Nacional de Estadística Nazi, fue uno de esos héroes anónimos que ayudó a miles de judíos a escapar de las garras del ejército Nazi. Lo único que utilizó fue su inteligencia y la confianza que los nazis pusieron en él.

Una vez posicionado en el Centro Nacional de Estadística Nazi, le fue encargada una tarea de vital importancia para llevar a cabo el aislamiento de los judíos: censar correctamente a toda la población utilizando las máquinas Hollerith (empresa filial de IBM) a través de unas tarjetas perforadas. Cada ciudadano tenía su propia tarjeta, y en cada tarjeta se marcaba su lugar de nacimiento, raza, religión, etc.

Tarjetas del censo Nazi que René Carmille "hackeó".
Tarjetas del censo Nazi que René Carmille “hackeó”.

Para evitar que los judíos fueran deportados a los campos de concentración, René Carmille modificó las tarjetas de miles de ciudadanos judíos hasta que, desgraciadamente, la Gestapo se dio cuenta de su estrategia y pasó los últimos días de su vida en un campo de exterminio.

Todo esto implica que los hackers no son solo aquellos profesionales que dominan las tecnologías más punteras, si no que se refiere a toda una corriente con un gran significado detrás: ayudar y proporcionar la máxima seguridad a las personan que los necesiten.

Entonces, ¿A qué se dedica hoy en día un hacker?

Después de haber comentado (muy por encima) la historia de René Carmille, es muy fácil adivinar a que se dedica un hacker hoy en día. Solamente hace falta echar la vista a los lados para saber qué es lo que más reclama la población actualmente: seguridad en los datos privados y en las comunicaciones.

No se pueden catalogar directamente los diferentes trabajos que desempeña un hacker o un analista de seguridad, ya que van desde secretos de estado e inteligencia nacional hasta la seguridad del WiFi de la panadería de tu barrio. Cualquiera que lo necesite, ya sea una entidad pública o privada, necesita hacer uso de los conocimientos de un experto en seguridad telemática, ya que un hacker es precisamente eso, un experto en las tecnologías y en cómo mantenerlas a salvo.

Chema Alonso, uno de los mejores hackers españoles.

Este campo suele atraer a bastantes adictos de las tecnologías, pero la mayoría de ellos no saben que se cuece debajo de los trabajos de seguridad informática. Solamente les llama el hecho de trabajar con ordenadores, pillar a los malos y ser galardonados con un aumento de sueldo. La realidad es que en muchas ocasiones es un trabajo muy duro y desesperante, en el que necesitas siempre actualizarte y aprender cosas nuevas. Es aquí cuando la mayoría deciden abandonar esta idea, dejando el camino un poco más libre a aquellos que sí estamos interesados en trabajar en este mundo.

Me interesa pero, ¿Qué debo estudiar entonces?

Esta es una de las preguntas más famosas cuando hablamos de hacking. Internet está plagado de tutoriales y guías que explican paso a paso lo que tienes que hacer para realizar un ataque DDos o para robar la contraseña de facebook de tu novi@. Dejando de lado el hecho de que la mayoría de estas guías incluyen virus y troyanos que se aprovechan de tu novel experiencia, no sirven para absolutamente nada.

En el ámbito de la seguridad informática no hay un único procedimiento para aplicar en cada caso, si no que cada caso es diferente y un analista de seguridad debe ser capaz de elaborar e ingeniar un único plan para cada situación. Así que, como viene siendo costumbre, una ingeniería de telecomunicaciones o una ingeniería informática es lo mejor que puedes hacer si quieres meterte de lleno en este complejo pero increíble mundo.

Una de las mejores opciones si quieres empezar ya o tienes ganas de aprender sobre seguridad informática, es aprender con los libros de la editorial 0xWord. Son libros muy bien estructurados y escritos por verdaderos profesionales de la seguridad, además tienes de casi todos los temas y podrás especializarte en aquellos que más te gusten.

Programar código sin piedad

Seguramente hayas pensado inicialmente en la programación. Es importante que controles algún lenguaje tipo java o C y que chapurrees algún otro como phyton (este último lo recomiendo al 100% por su versatilidad y facilidad).

Phyton ofrece un sin fin de posibilidades en la seguridad informática.
Phyton ofrece un sin fin de posibilidades en la seguridad informática.

Puede ser que, si trabajas de analista de seguridad de una gran empresa, nunca te toque “picar” código y solamente te encargues de las infraestructuras que sustentan la seguridad en general. Pero no nos vamos a engañar, lo que más mola con diferencia es ser hacker al más puro estilo Mr. robot.

Gastar tiempo en aprender por ti mismo

Continua actualización. Ya lo he comentado antes, y es muy importante estar al tanto de todas las tecnologías y sistemas que van saliendo al mercado. Esto implica que, a parte de programación, también controles de sistemas estilo Windows, Android y para los jefes más exquisitos Mac OS. Una de las cosas que siempre recomiendo es que se empiece cuanto antes a trabajar con sistemas Linux, aunque sea en un ámbito privado. Es el SO por excelencia en temas de seguridad, y lo mejor es que casi siempre tendréis que analizar la seguridad de infraestructuras montadas con SO Windows, luego ya tenéis un 2×1, ¡Y eso que aún ni habéis empezado!.

Lo bueno para aquellos que queráis comenzar en este mundo es que su aplicación práctica es bastante sencilla de implementar en tu propia casa. Con un ordenador decente, vosotros mismos podréis lanzar ataques a máquinas virtuales que os hayáis programado previamente. Si os gustaría aprender cómo hacer esto, basta con que nos dejéis un comentario en el post.

También es importante que habléis inglés bastante bien y fluido, y cuantos más idiomas mejor. Eso sí, apostad siempre por lenguas que estén en auge y se utilicen en este campo, como el Alemán o el Ruso (hay muchos crackers rusos, por lo que los códigos se os harán más comprensibles si lo domináis).

Espero que os haya aclarado un poco todo lo anterior y que hayáis entendido a la perfección el trabajo que desempeñan los hackers. Si tenéis alguna duda o queréis hacer alguna consulta de cualquier tipo no dudéis en comentarlo. :)

¡Ah! En nuestra sección de entrevistas puedes encontrar alguna conversaciones que hemos mantenido con gente relacionada con el mundillo como Mónica Valle o David Hernández “Dabo”, cuanto menos,¡ interesantes!

Comentarios

comentarios