Si todo sale bien, en enero de 2018 estaremos hablando (y discutiendo mucho) sobre la ética de una intervención quirúrgica que puede causar una revolución en la medicina más vanguardista. El primer intento real de trasplante de cabeza en humamos ya tiene fecha para ser llevado a cabo, se trata del mes de diciembre de 2017 y puede convertirse en una de las mayores gestas de la medicina moderna o en un desastre de proporciones bíblicas. Veamos cómo hemos llegado a este punto.

Los inicios

El 13 de enero de 1954, el cirujano ruso Vládimir Démijov realizó el primer transplante de cabeza de la historia, se trató de un transplante de cabeza entre perros de distintas especies. Cinco años después China anunció al mundo que había realizado con éxito un procedimiento similar. En 1970, entre un gran debate ético, el neurocirujano Robert J. White realizó un trasplante de cabeza entre un chimpancé en el cuerpo de otro simio. Este mono se despertó y realizó una serie de ejercicios para los que se había entrenado; todos estos avances abrieron la puerta a toda una serie de visionarios que, ahora, casi sesenta años después quieren llevar esta gesta médica un paso más allá y realizar el primer transplante de cabeza en humanos.

Vládimir Démijov con uno de sus experimentos

Existe un excelente documental, emitido en su  momento por el canal temático de documentales Odisea, en el que se trata la historia de los trasplantes de cabeza a mediados del siglo XX y sus implicaciones éticas.

A pesar de los problemas que surgieron la medicina en los años 60, cuando se comenzaba a andar valientemente hacia el éxito en la ciencia de los trasplantes, la sociedad moderna ha interiorizado enormemente la posibilidad de que esta opción quirúrgica nos pueda salvar la vida en algún momento. Nuestro país es el campeón mundial de los trasplantes desde hace 24 años, con una incidencia (36 trasplantes por millón de habitantes) que casi dobla a la de la Unión Europea (19 trasplantes por millón de habitantes) y supera en 10 puntos a la norteamericana (26 trasplantes por millón de habitantes).

Otro de los debates éticos, superado con éxito -hay que decir-, ha sido el suscitado por el trasplante de cara. Se trata de un procedimiento que pretende intercambiar el rostro de un paciente fallecido en beneficio de otro, que lo recibe porque el suyo ha sido dañado severamente por un traumatismo o una patología que pone en peligro su vida. En este aspecto España también se ha puesto a la cabeza, al llevar a cabo con éxito el trasplante más complejo de la historia.

Los científicos locos

Ahora vivimos un gran momento en el que dos cirujanos (uno italiano y otro chino) desean unir sus fuerzas para llevar a cabo el primer trasplante de cabeza entre humanos. El cirujano traumatólogo Ren Xiaoping, ha realizado con éxito más de 1000 trasplantes de cabeza entre ratones, generando una gran cantidad de bibliografía científica sobre el tema, entre sus iguales se le conoce como “Dr. Frankenstein” por su empeño en el estudio del trasplante de cabeza, y esta convencido de tener éxito en humanos. Su trabajo se ha centrado principalmente en mantener con vida a los ratones después de realizar el trasplante, en el que no se ha intentado unir la médula espinal, elemento que queda en manos de Sergio Canavero.

717515-fa4e123a-0d5d-11e5-af1d-2ec575a6f2f6
El traumatólogo Rer Xiaoping en el quirófano

El neurocirujano italiano Sergio Canavero es director del Grupo Avanzado de Neuromodulación de Turín y sus avances se han centrado en la neuroestimulación cerebral profunda para el tratamiento del dolor crónico y los temblores en los pacientes con Parkinson, campo en el que ha cosechado grandes éxitos y reconocimiento mundial. Se trata de un científico que busca forzar los límites de la medicina mediante sus avances en electroestimulación al intentar tratar a psicópatas para que supriman sus impulsos mediante los estímulos cerebrales profundos. Otro de los campos en los que está haciendo avanzar la ciencia con fuerza es el trasplante de cabeza en el que, si los cálculos sale bien, podemos estar hablando de ello como un hecho consumado y en diciembre de 2017. El Dr. Canavero está convencido de que tendrá éxito en el mayor problema de todos a los que se enfrenta en un trasplante de cabeza, la unión de la médula espinal. Para ello usará un polímero de su invención que, según él, convertirá el proceso de unión entre los dos muñones medulares en algo posible.

El neurocirujano Sergio Canavero en una TED Talk

El paciente

Valeri Spiridónov es un informático ruso de éxito que tiene una enfermedad neuromuscular degenerativa que le paraliza por completo y que acabará con su vida en pocos años. Se trata del primer humano al que se le ha planteado seriamente la posibilidad de trasplantar su cabeza a otro cuerpo, uno que esté sano y libre de enfermedad, que le libre de su grave problema de salud. Según Canavero todo podría estar preparado para finales de 2017, incluso se han atrevido a dar una fecha, el mes de diciembre. El lugar en el que probablemente se lleve acabo la operación será el laboratorio de la Universidad Médica de Harbín. China está decidida a tomar la delantera en este campo y quiere apuntarse el primer tanto en una carrera que muchos han tachado de poco ética, al tratarse de un trasplante tan radical que sea posible que fuerce los límites de la medicina y que nos adentremos en los campos del Transhumanismo.

El paciente: Valeri Spiridónov

Debemos esperar la evolución de los acontecimientos ya que tanto el debate ético como el científico serán apasionantes de aquí a 2017. Habrá que esperar, por lo tanto, para ver si el cerebro de Valeri y el cuerpo del donante aguantan el trauma de la cirugía que se prevé que dure más de 36 horas; todo un reto para la ciencia que promete forzar los límites tanto de la ética como de la vida.

Comentarios

comentarios