Muchos de nosotros hemos oído hablar de la antimateria en algún momento. Este concepto físico propio de la filosofía dio de que hablar gracias a la película “Ángeles y Demonios” y a muchas otras sagas dentro de la Ciencia ficción. Pero lo cierto es que la antimateria existe y, tal y como avanzábamos con el título de este artículo, hay pruebas evidentes (aunque inexplicables hoy en día) de la existencia de esta forma de materia.

¿Qué es la antimateria?

La antimateria, físicamente hablando, es una forma de materia (menos frecuente que la materia común obviamente) constituida por antipartículas, al contrario que la materia común que está compuesta por partículas.

En la imagen: Estructura de un protón y su antiparticula
En la imagen: Estructura de un protón y su antiparticula

Según las teorías físicas aceptadas, en el origen del universo existían materia y antimateria en iguales proporciones. Sin embargo el universo que conocemos está formado (aparentemente) por materia común, por lo que la gran incógnita que se plantean los científicos es: ¿Qué ha pasado con toda esa antimateria existente en el origen de los tiempos? 

Un poco de historia

La primera vez que se probó (teóricamente) la existencia de antimateria fue gracias a  Paul Dirac en 1928 con su ecuación de ondas relativista. Desde entonces, muchos científicos han dedicado casi toda su carrera profesional a intentar crear antimateria. El primer caso fue en 1965, donde se llegó a crear un antideuterón

El más reciente de todos esos intentos y probablemente el mas exitoso tuvo lugar en 2011. El proyecto ALPHA, formado por investigadores de diversas nacionalidades procedentes de doce instituciones diferentes de Europa, América y Asia, logró crear y almacenar más de 300 átomos de antihidrógeno.

Antimateria a bordo de un avión

Parece mentira que, con lo que os acabo de contar, haya una persona que “burle” el trabajo de los demás y se tope por error con la antimateria.

Joseph Dwyer, científico atmosférico en la Universidad de New Hampshire, tuvo que subir a bordo de un avión en 2009 con la misión de medir y cuantificar rayos gamma (γ) atmosféricos. Durante el viaje, el piloto se guió por el radar y se dirigió hacia lo que parecía la costa de Georgia. Al parecer, una gran tormenta se estaba formando y el piloto la confundió con la costa. Grave error. O no.

Gracias a este error del piloto, el avión se metió de lleno en la tormenta y los sensores con los que iba equipado detectaron tres enormes picos de rayos gamma de 511 kiloelectronvoltios. Dwyer no se asombró mucho al ver estas mediciones. Al principio pensó que sería propio de la tormenta, ya que entre científicos es bien sabido que las tormentas pueden producir antimateria (al colisionar un electrón y un positrón). Si os interesa este tema y tenéis curiosidad por saberlo, os dejo un vídeo explicativo:

Pronto se descartó esta hipótesis. Para generar antimateria, había que generar un par formado por un electrón y un positrón (antipartícula del electrón). Y para que esto sucediera, un rayo gamma procedente de la propia tormenta tuvo que haberlos generado. Pero la energía de dichos rayos gamma era muy débil, por lo que es imposible que esta fuera la causa de haber formado dicho par de partículas necesario para la aparición de antimateria.

En la imagen: Formación de pares de partículas y antipartículas a partir de la radiación gamma.
En la imagen: Formación de pares de partículas y antipartículas a partir de la radiación gamma.

Otra hipótesis que Dwyer barajaba era la idea de que dicha antimateria proviniera de rayos cósmicos. Pero de ser esta la hipótesis correcta, se habrían detectado otros tipos de radiaciones procedentes del espacio exterior, y no fue así.

Después de 6 años intentando explicar las causas de la aparición de antimateria, Joseph Dwyer ha publicado los datos de su estudio para ver si alguien puede dar con la explicación correcta. Dice que pronto volverá a subirse a un avión y encontrar una tormenta en la que adentrase (esta vez intencionadamente), equipando el avión con nueva y mejor tecnología que la que utilizó en 2009.

Comentarios

comentarios