Me he tropezado con este trailer de la película que recrea la vida, obra y milagros del controvertido psicólogo Stanley Milgram, desarrollador del experimento Milgram.

Stanley Milgram (1933 – 1984) politógo y psicólogo es considerado uno de los grandes investigadores de la psicología del siglo XX y su principal investigación se centró en conocer los mecanismos psicológicos del poder y de la obediencia, aunque es también conocido por la famosa teoría de los seis grados de separación. Su fama llegó a raíz de los experimentos que llevan su nombre y que se realizaron en la Universidad de Yale y que fueron publicados en 1963 causando gran conmoción entre la opinión pública.

Los experimentos se publicaron en el “Journal of Abnormal and Social Psychology” y llevaban como título “Behavioral Study of Obedience (Estudio del comportamiento de la obediencia)”. Su hipótesis era bastante clara y perturbadora: ¿Es posible que todos los nazis que participaron en la guerra mundial y el Holocausto sólo estuvieran cumpliendo órdenes? ¿Podrían ser todos declarados cómplices? El propio Milgran explicó su experimento:

“Monté un simple experimento en la Universidad de Yale para probar cuánto dolor infligiría un ciudadano corriente a otra persona simplemente porque se lo pedían para un experimento científico. La férrea autoridad se impuso a los fuertes imperativos morales de los sujetos (participantes) de lastimar a otros y, con los gritos de las víctimas sonando en los oídos de los sujetos, la autoridad subyugaba con mayor frecuencia. La extrema buena voluntad de los adultos de aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por la autoridad constituye el principal descubrimiento del estudio”.

Por supuesto, la “víctima” del estudio (como puede apreciarse en el trailer de la película) no recibía ninguna descarga, pero el sujeto del experimento, el “verdugo” que administraba las descargas, creía que si. Los resultados del experimento desconcertaron hasta al propio equipo de Milgram, que en sus hipótesis pensaron que sólo unos pocos sádicos llegarían hasta el final y administrarían la cantidad máxima de electricidad al sujeto. El resultado final es que el 65% de los sujetos “verdugo” llegaron a administrar la cantidad máxima de electricidad al sujeto “víctima” por orden del superior jerárquico, el “experimentador” aún cuando oyeron a la “víctima” revolverse de dolor. En un gran numero de casos, los “verdugos” solicitaron dejar de administrar descargas y parar el experimento, pero cedieron en sus peticiones y obedecieron ante las ordenes firmes pero amables de los “investigadores”.

Aunque el experimento fue tachado de inmoral debido a la alta cantidad de sufrimiento psicológico al que sometieron a los “verdugos”, el experimento Milgram abrió la puerta a una gran cantidad de estudios posteriores y sentó las bases de una nueva rama de la psicología social.

Te dejo con el trailer de esta interesantísima película.

Comentarios

comentarios