No es de extrañar que grandes empresas de comunicaciones o de Internet cedan o incluso vendan los datos de sus usuarios a organizaciones gubernamentales. El control que se quiere tener sobre los usuarios y la población es tal que hemos sido testigos de casos tan graves como el espionaje simultáneo por parte de la NSA a los discos duros de 30 países distintos. Aunque recientemente gigantes como Wikipedia se están movilizando y poniendo en jaque a la agencia más turbia de los últimos tiempos.

En esta caso es Facebook la acusada de “presunto” espionaje, y es que según la Comisión para la Protección de la Privacidad de Bélgica, Facebook ha incumplido la normativa europea de la protección de datos. Todo esto se debe “supuestamente” a un fallo en las cookies.

Aunque Debido al historial de hechos que Facebook carga a sus espaldas y a los muchos casos que ya hemos leído similares a este, no es de extrañar que no se tratara de ningún error y Facebook se aprovechara una vez más de su gran posicionamiento en la red para la obtención masiva de datos de internautas.

Emplazaban cookies sin razón alguna

La red social de Mark Zuckerberg rastreaba la actividad de usuarios de Internet que consultaban y navegaban por páginas web con plugins, como por ejemplo aquellas web que contienen el famoso botón “Me gusta” de Facebook. Lo curioso es que rastreaban y espiaban incluso a aquellos internautas que no eran usuarios de la red social. El emplazamiento de cookies por parte de Facebook a las personas que navegaban por dichas páginas web ajenas a la red social ha hecho posible que se les rastreara de principio a fin.

Richard Allan, vicepresidente europeo de asuntos públicos de Facebook, ha indicado que «Nosotros no nos dedicamos a emplazar cookies en los navegadores de aquellas personas ajenas a nuestra red social. Somos transparentes en el uso de estas y el uso de cookies en nuestra web simplemente mejora la experiencia de uso del usuario final».

Distintas autoridades de la UE responsables de la privacidad y protección de datos están elaborando un informe evaluando de este caso para comprobar que realmente fue un fallo y no un hecho. En esta investigación también está colaborando la Agencia Española de Protección de Datos.

Comentarios

comentarios