Internet está lleno de un sin fin de términos y nomenclaturas que, para la mayoría de los usuarios, no son nada más que las típicas alertas de escritorio que muestra Windows. Antivirus, firewall o dirección IP son sólo algunos ejemplos con los que miles de usuarios tienen que lidiar a diario y, sin embargo, muchos de ellos siguen sin saber lo que significan.

Aunque un usuario no sea experto en la materia, es muy aconsejable que conozca ciertos conceptos fundamentales sobre informática, más concretamente aquellos términos que hacen referencia a temas que implican una mayor seguridad de sus datos personales.

En el mundo de la informática hay cientos y cientos de términos que pueden ser de utilidad, pero en esta ocasión vamos a tratar uno de los más importantes de cara al usuario: el firewall. No es casualidad que el firewall sea uno de los conceptos más importantes para los usuarios ya que saber qué es y cómo utilizarlo podrá evitar problemas de seguridad en el futuro. ¿A quién no le ha salido la típica alerta de Windows en la que el firewall bloquea un programa? Después de este artículo sabréis lo que significa y cómo actuar si os aparece.

Firewall, la pared virtual anti-intrusos

Tal y como su propio nombre indica (cortafuegos), un firewall es un elemento de un sistema o de una red de ordenadores que protege a los usuarios de posibles amenazas que vengan de Internet (o que vayan hacia allí). Es decir, un firewall evita que cualquier usuario no autorizado pueda entrar en un ordenador y obtenga datos que, a priori, deberían de haber permanecido ocultos.

Vista conceptual de un firewall.
Vista conceptual de un firewall.

Un firewall puede ser un elemento hardware o software, pero en ambos casos su configuración es la misma: establecer una serie de normas que permitan o denieguen el acceso a ciertos usuarios.

Para llevar a cabo esta tarea, un cortafuegos inspecciona cualquier paquete de datos en busca de algún elemento que indique que es un paquete no deseado. Por ejemplo, si una empresa tiene montada una red de ordenadores propia (intranet) y no quiere que ningún paquete TCP entre en su red (por el motivo que sea), el firewall inspeccionará cada paquete que se dirija a la red y, en caso de ser un paquete TCP, lo desechará denegando su acceso.

Posible aplicación de un firewall en una empresa,
Posible aplicación de un firewall en una empresa,

Aunque pueda parecer extraño, un firewall también se puede configurar para inspeccionar paquetes que salen de un ordenador o de una red de ordenadores. En una empresa puede servir para evitar que sus empleados lleven fuera de la intranet información confidencial (denegando el protocolo FTP). También se puede instalar en un ordenador personal para evitar que, si tienes un troyano en tu equipo, impida que el hacker obtenga información privada sin permiso.

Un firewall no solo permite aceptar o rechazar paquetes en función del tipo de tráfico que sean, si no también según de donde vengan o a donde vayan (inspeccionando la dirección IP). Sin lugar a dudas, los cortafuegos son elementos indispensables en cualquier sistema informático. Sin ellos, los sistemas quedarían a merced de los más curiosos.

Configurando el Firewall de Windows

Tal y como he comentado antes, muchos usuarios habrán visto una alerta de Windows sobre el firewall y no habrán sabido actuar en consecuencia. Ahora que ya tenemos una noción sobre lo que es un firewall, vamos a aprender a configurar el firewall de Windows correctamente.

Panel de control del Firewall de Windows.
Panel de control del Firewall de Windows.

Para acceder a la ventana de configuración del firewall basta con seguir la siguiente ruta: Panel de control->Sistema y seguridad->Firewall. Una vez dentro podremos configurarlo siguiendo las distintas opciones que se nos muestran a la izquierda de la ventana.

La primera opción de todas es activar o desactivar el firewall de Windows. Podemos configurarlo de distinta forma para una red pública y para una red privada. Sin lugar a dudas, yo aconsejaría tenerlo siempre activado. Se puede dar el caso en el que tengáis que desactivarlo momentáneamente para poder utilizar un servicio concreto, pero hay otra solución mucho más eficaz que desactivarlo: añadir dicho servicio a una lista de servicios permitidos por el firewall.

Activar o desactivar el firewall en redes públicas o privadas.
Activar o desactivar el firewall en redes públicas o privadas.

La segunda opción que nos brinda la ventana de configuración del firewall es “Permitir una aplicación o una característica”. Tal y como he comentado antes, con esta opción podréis permitir o denegar que ciertas aplicaciones se conecten a Internet saltándose por completo el filtro del cortafuegos. Por defecto se nos mostrará una ventana con todos los servicios que vienen instalados en el sistema operativo. Si queréis añadir alguna aplicación al filtro del firewall deberéis pulsar sobre el botón “Permitir otra aplicación”.

Lista de servicios que se pueden filtrar con el firewall.
Lista de servicios que se pueden filtrar con el firewall.

Aunque hay muchas más opciones a la hora de configurar el firewall, las que acabamos de ver son las más útiles de cara al usuario y las que no necesitan grandes conocimientos para utilizarse. Espero que esta información os haya servido para poder interactuar con un firewall en caso de necesitarlo y, si tenéis alguna duda, ¡No dudéis en preguntar!

Comentarios

comentarios