GoPro no está pasando por un buen momento en lo que al tema económico se refiere. En su salida en bolsa la compañía logró aumentar sus ingresos un 38% pero confirmó pérdidas de 19,8 millones de dólares, por lo que sus acciones se derrumbaron un 11% al cierre del día de su presentación en la bolsa. Pero ¿Por qué pierde dinero?

GoPro no te ayudará a escalar el Everest

Aunque GoPro ha aludido que las perdidas se deben al aumento del gasto en investigación y desarrollo, lo cierto es que las matemáticas no engañan y los resultados financieros no son los que se esperaban. Pese a ello, Nick Woodman, el hombre detrás de las cámaras de acción, asegura que las prespectivas son buenas y llevarán las cuentas al equilibrio, que es donde está la virtud. Desde Hipertextual han hecho una reflexión muy buena sobre la verdadera historia de éstas cámaras y nosotros en BillionBytes les damos la razón.

CEO de GoPro

El problema de GoPro no es la falta de ventas, si no el usuario final que las adquiere y por supuesto el precio que tienen. Cada vez que enlazamos con el canal de GoPro en Youtube que tiene mas de dos millones de suscriptores, vemos unos videos de personas realizando una serie de acciones y de aventuras que a personas como el que escribe, le llenan de ilusión y esperanza por creer que comprando una cámara de esas podrá hacer lo mismo. Pero nada más alejado de la realidad. La mayoría de los usuarios son gente corriente que utilizan las GoPro para grabar cumpleaños, o grabarse a uno mismo corriendo por el parque con cara de infarto.

Pero sobre todo lo que hace que GoPro no consiga beneficios, es el precio de las cámaras y es que existen ya en el mercado numerosas cámaras de acción que por mucho menos dinero cumplen las expectativas de esos usuarios medios que sólo la quieren para grabar de vez en cuando escenas cotidianas. Sólo los profesionales de los deportes de aventura o aquellos cazadores o biólogos se pueden aventurar a comprar varias de éstas cámaras para sus uso regular.

Además los accesorios para la cámara son excesivamente caros y tienes que hacerte con uno de ellos para cada deporte o recorrido. Para correr, la banda de pecho, para hacer surf, otro accesorio, y así hasta que llegas a gastarte en accesorios más dinero que en la propia cámara y todo para que al final cuando la necesitas te des en cuenta que no tiene batería porque llevas sin usarla mas de 6 meses.

Comentarios

comentarios