El momento de decir adiós a uno de los mejores servicios de música ha llegado. Después de casi diez años en operación, la plataforma gratuita de reproducción de música llamada Grooveshark ha cerrado su servicio.

Comunicado de Grooveshark

Grooveshark perdió la batalla legal contra las compañías discográficas y no quedó más remedio que poner un alto a las máquinas y despedirse mediante un comunicado publicado en su sitio web grooveshark.com. En este comunicado Grooveshark nos explica que al inicio se creó la plataforma para poder compartir y descubrir música nueva pero que, a pesar de sus buenas intenciones, cometieron errores con las licencias lo que derivó en el cierre de la plataforma.

Nos mencionan en el comunicado que como parte del acuerdo al que llegaron con las compañías, Grooveshark cerraría servicios inmediatamente. Ésta es la razón por la cual este servicio cerró de manera tan repentina cuando nadie lo esperaba. Además de que se eliminarían todos los datos que se manejaban y entregarían todas las posesiones que este servicio de música tenía como el sitio web, las aplicaciones para dispositivos, patentes, derechos de autor, etc.

Por último nos dicen que si somos amantes de la música, usemos servicios con licencia como Spotify, Deezer, Google Play y muchos más para respetar el trabajo de los artistas. Ellos terminan agradeciendo haber servido a todos los usuarios de Grooveshark.

Decisión

A pesar de todo, la decisión de los dueños fue la más acertada. Se dice que Sam Tarantino y Josh Greenberg, fundadores y ejecutivos de Grooveshark, podían afrontar multas de alrededor de 700 millones de dólares si continuaban con este servicio y por parte del acuerdo que llegaron con Warner, Sony y Universal Music esta multa se cancelaría pero con la condición de acabar de una vez por todas con Grooveshark.

Sin duda es un gran golpe no sólo para Grooveshark sino también para los usuarios que lo usaban. Grooveshark contaba con 30 millones de clientes registrados en la plataforma. Cabe mencionar que no es la primera vez que una servicio de música gratuita ha tenido que cerrar por la presión de las demandas, anteriormente cerraron Grokster, LimeWire y Napster las cuales se consideran que de aquí descendió Grooveshark.

Grooveshark se fue pero todavía hay muchos servicios para reproducir música gratuita y que son completamente legales como Spotify, Deezer, Google Play, Beats Music, etc. Y si quieres escuchar música de manera sospechosamente legal, gratis y sin publicidad te recomendamos que le eches un ojo a MusicAll, app para Android que analizamos hace unas semanas en BillionBytes.

¿Qué piensas de este inesperado cierre de Grooveshark?

Comentarios

comentarios