La seguridad en las comunicaciones nunca está asegurada y es por eso por lo que personajes como Edward Snowden mantienen todas sus comunicaciones bajo un sin fin de capas de cifrado y anonimato. Pero este no es el caso de todos los gurús tecnológicos ya que, aún estando dentro del mundo de la inteligencia y la seguridad, personalidades como el director de la CIA ya han sufrido en más de una ocasión un ataque hacker. El caso más reciente es el del director de inteligencia de EEUU, hackeado por el mismo ciberdelincuente que le robo las credenciales del correo electrónico al director de la CIA.

Cracka, nombre del hacker implicado en el ciberataque, pertenece a un grupo de cibercriminales autodenominado “Crackers With Attitude”. El joven ciberdelincuente contactó con la web especializada Motherboard para dejar constancia de sus actos, explicando de principio a fin lo que consiguió con el ataque: varias cuentas asociadas a Clapper, la cuenta de Yahho de su mujer y el número del teléfono fijo de su residencia.

“Este hackeo no es nada más que una obra de ingeniería social. Solo quería que el Gobierno estadounidense supiese que la gente no es gilipollas, que la gente sabe lo que están haciendo y no está de acuerdo con ello”

Para dejar constancia oficial del éxito del ciberataque, Cracka envió a Motherboard algunas capturas de pantalla que había guardado a la hora de realizar el ataque. Por si se quedaba corto, también publicó una lista de llamadas entre las que se encontraban personalidades como Vonna Heaton, ejecutiva de Ball Aerospace y exejecutiva de la Agencia Geospacial Nacional de los EEUU.

Captura de pantalla del ciberataque.
Captura de pantalla del ciberataque.

Sin lugar a dudas, este tipo de ataques ponen en duda la seguridad existente en muchos protocolos de comunicación y reafirman el pensamiento que Snowden sigue manteniendo sobre la facilidad del robo de información: “No quiero vivir en un mundo donde todo lo que digo, todo lo que hago, todo lo que hablo, toda expresión de creatividad o de amor o de amistad queda grabada.

Comentarios

comentarios