Ni cámara lenta, ni ultra zoom ni nada. El vídeo no tiene ninguna modificación que lo haga especial, simplemente es una pompa de jabón a una temperatura de más de 20 grados negativos que se congela.

La receta necesaria para conseguir este hipnótico efecto es muy sencilla; 200 ml de agua, 35 de sirope de maíz, unos 35 ml de jabón y dos cucharadas soperas de azúcar común. Mezclamos todo esto, buscamos algo con lo que hacer unas pompas grandes y listo, solo nos queda conseguir 20 grados bajo cero. ¿Por qué tanto frío? Porque aunque el agua se congele con menos, cuanto más rápido menos posibilidades habrá de que la pompa explote antes de tiempo.

Bueno, y sin más explicaciones os dejamos el vídeo tras el salto. Cuidado, ¡mola demasiado!

Comentarios

comentarios