Era de esperar que, tarde o temprano, Microsoft dejara de ofrecer un soporte para su ya desfasado navegador Internet Explorer. Desde el 12 de enero de este mismo año, las versiones 8, 9 y 10 de este mítico navegador dejarán de recibir parches fundamentales como los de compatibilidad o los de seguridad. Es decir, Microsoft te está obligando indirectamente a actualizar a Microsoft Edge.

Pero no todo son malas noticias para el navegador que dominó nuestra infancia, pues Microsoft seguirá ofreciendo soporte para aquellos usuarios que utilicen la versión 11. Aunque los planes de futuro de Microsoft sea abandonar por completo Internet Explorer 11 para poder trabajar solamente en Microsoft Edge, no quiere terminar aún con este navegador ni con los fieles usuarios que siguen utilizándolo.

Si sigues siendo un usuario de Internet Explorer y no tienes la versión 11 del navegador, desde Billionbytes te recomendamos actualizarlo cuanto antes para poder tener acceso a los últimos parches de seguridad, elemento fundamental en la navegación por la red de redes.

Comentarios

comentarios