Los Humvee son los famosos camiones militares del ejército norteamericano (aunque en otros muchos ejércitos existen modelos similares, como por ejemplo el URO VAMTAC Español) que hemos visto hasta la saciedad en guerras como la del Golfo Pérsico, Irak o Afganistán y que ya forman parte de la iconografía de los ejércitos modernos.

Este modelo, heredero directo del GP (Jeep) de la Segunda Guerra Mundial y de las de Corea y Vietnam, demostró tener una capacidad enorme para transportar tropas y equipamientos aunque en las asimétricas guerras modernas, como ocurrió en el caso de la batalla de Mogadiscio o en la guerra de Irak, resultó ser demasiado débil para soportar el castigo al que se someten a las tropas de infantería mediante RPG (granadas propulsadas por cohete) e IED (artefacto explosivo improvisado).

El ejército norteamericano ha decidido darle un lavado de cara a su caballo de batalla más popular y cambiarlo por el nuevo modelo de la marca OSHKOSH DEFENSE, el Joint Light Tactical Vehicle o JLTV (Vehículo Conjunto Táctico Ligero), un nuevo formato de vehículo táctico para la infantería que está construido de una forma muy robusta, es muy potente y permite realizar misiones de forma rápida y segura, exactamente lo que necesitan los ejércitos modernos.

 

https://vimeo.com/134137367

Este nuevo vehículo aporta todo lo que necesita la infantería para moverse en los nuevos escenarios que se están planteando por todo el mundo: velocidad, potencia, seguridad, y protección para cumplir las misiones con los más altos estándares de calidad. Para ello el vehículo dispone de una serie de configuraciones y elementos que permiten conseguir estos objetivos.

Características del JLTV

El JLTV posee una torreta superior que aporta la potencia de fuego necesaria para contener un ataque al vehículo, también porta un sistema de comunicaciones vía satélite con el que no perderá nunca la capacidad de comunicarse con el centro de mando y control y está dotado con un blindaje que le protege incluso contra ataques con IED (uno de los puntos débiles del Humvee). Además se le pueden añadir extras como un módulo de guerra electrónica que le permite crear una burbuja electrónica que evite que se detonen artefactos explosivos mediante teléfonos móviles en sus inmediaciones.

Todo un bunker rodante plagado de todo tipo de artefactos electrónicos, que más se puede pedir?

Fuente: Oshkosh Defense.

Comentarios

comentarios