Ayer 13 de junio, a las 23:30 horas, se recibió un paquete de datos en el satélite Rosetta desde la sonda Philae, que lleva nada más y nada menos que siete meses incomunicada en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. El Dr. Stephan Ulamec, Jefe del Proyecto de la Philae explica que la sonda “está funcionando muy bien. Tiene una temperatura exterior de -35º y además posee 24 vatios de potencia para usar (…) por lo que está lista para las operaciones”.

Los científicos de la Agencia Espacial Europea están a la espera de poder recibir más paquetes de información que la sonda Philae ha informado que tiene guardados. Recordemos que la sonda Philae se encuentra a pie de una pared vertical donde la luz del sol es muy escasa y donde existen pocas posibilidades de cargar sus baterías y de emitir información, por lo que las comunicaciones entre la Philae, la Rosetta y la Tierra serán breves y escasas.

La sonda Philae descendió sobre el cometa 67P el 14 de noviembre de 2014 la ESA logró un hito histórico al lograr aterrizar una sonda en un cometa que se aproxima al Sol. El aterrizaje no fue tan bueno como se esperaba ya que fallaron los sistemas de anclaje de la sonda al terreno y la sonda quedó a la sombra, por lo que solamente pudo enviar datos y realizar experimentos durante 60 horas. Ahora, que el cometa se está acercando al sol y las horas de luz aumentan bastante en el cometa 67P, la Philae vuelve a la vida. !Larga vida a la Philae!

Fuente: Agencia Espacial Europea (ESA).

Comentarios

comentarios