Desde que los primeros casos salieron a la luz, la prensa y las marcas competidoras no han dejado de criticar uno de los smartphones más prometedores del año. El Samsung Galaxy Note 7 tuvo que retrasar su lanzamiento en muchos países debido a un grave problema con sus baterías. En esta ocasión, no es que su rendimiento fuera pésimo, sino que los usuarios corrían el riesgo de que el terminal les explotara en pleno proceso de carga.

note-7-explosion

Para que no caiga en el olvido, Lenovo lo ha recordado de una forma un tanto despectiva en la presentación de sus nuevos terminales: Moto Z y Moto Z Play. En la presentación, han comparado el tiempo de carga de su nuevo terminal con el del Iphone 6s Plus y el del Note 7. Además de asegurar que se carga más del doble de rápido que el 6s Plus (69 minutos frente a 165), el cartel del Note 7 aparece con el mensaje “mira la situación“.

Aunque Lenovo se burle de Samsung, esta no es la única compañía que ha pasado por momentos complicados debido a fallos en sus productos. En 2015, Lenovo tuvo que afrontar un error de sus desarrolladores ya que vendieron portátiles con el malware Superfish. Dicho malware recogía todo tipo de datos sensibles del usuario (actividad en Internet, contraseñas, datos bancarios, etc).

Estaremos atentos al asunto del Note 7 y su próxima salida en España, así como de la respuesta que Samsung podría dar a Lenovo por la gran burla en el escándalo de las baterías explosivas.

 

Comentarios

comentarios