Apple está protagonizando lo que parece ser uno de los casos más mediáticos de lo que llevamos de año. Juicio tras juicio, la multinacional estadounidense sigue defendiéndose ante los ataques del FBI y del gobierno norteamericano, alegando todo lo posible para que no sean obligados a crear una puerta trasera en su sistema IOS.

El departamento de justicia de los estados unidos no quiere alargar mucho más el caso, por lo que la opción de obligar a Apple a backdoorizar” o debilitar el cifrado de IOS va cogiendo fuerza. Mientras tanto, los responsables de seguridad de Apple ya están pensando qué hacer si se da este caso.

Según el New York Times, si Apple se ve obligado a entregar la firma electrónica necesaria para ejecutar una versión de iOS modificado en un iPhone, un gran número de sus ingenieros podrían dimitir al negarse a colaborar en esta acción. Por si esto fuera poco, Apple aseguró que la creación de una versión de IOS con una puerta trasera costaría un mes de trabajo y la implicación de un equipo formado por 8 ingenieros experimentados.

¿Cómo creéis que acabará este famoso caso mediático? ¿Cederá Apple y sus trabajadores a las exigencias del FBI?

Comentarios

comentarios