Nadie discute que Pokémon GO ha sido una de las aplicaciones móviles con más impacto en la sociedad. La gran mayoría de usuarios tecnológicos la conocen, ya sea porque son jugadores habituales o por conocidos que no paran de capturar pokémons allá donde van. Lo cierto es que, aunque la aplicación pinta muy bien desde sus inicios, no deja de ser una app nueva que va a ir cambiando a lo largo del tiempo con numerosas actualizaciones (ya lo vimos con el cierre de PokéVision, la actualización de Pokémon GO más polémica hasta la fecha).

Los chicos de Niantic se han puesto las pilas desde el lanzamiento de Pokémon GO con las actualizaciones, supuestamente para ofrecer una mejor calidad de servicio a los jugadores. Digo supuestamente porque, tal y como ya sabréis, las actualizaciones que ha habido hasta ahora solamente dificultaban la caza pokémon aún más (eliminación de las huellas de distancia, impedir el uso de servicios como PokéVision, etc). Como no podría ser de otra manera, la nueva actualización ha aumentado la dificultad del videojuego.

Menor rango de captura y mayor tiempo de aparición

Debido a la nueva actualización el área de captura de los pokémon (círculo que va marcando tu campo de visión para la captura) se ha visto reducido hasta más de la mitad (de 31415 metros cuadrados a 15393 metros cuadrados). Puede que no os hayáis dado cuenta, pero Niantic lo ha modificado para regular el uso de la aplicación desde los vehículos (en transporte público, pasajero de un coche, etc). Para que lo veáis de una forma más visual, la siguiente imagen muestra el área de detección antes y después de la actualización (comparando los metros cuadrados):

areas

Otro cambio introducido en la actualización es el aumento en el tiempo de detección de un pokémon que se encuentra dentro del radar. En versiones anteriores, el tiempo de actualización para los pokémon que se encontraban dentro de tu zona de visión era de 5 segundos. Actualmente, ese tiempo es de 10 segundos, lo que implica que necesitaremos estar más tiempo parados en un lugar concreto si queremos capturar un pokémon que se encuentre cerca de nosotros.

Si juntamos el aumento de tiempo de detección con la disminución del área del radar lo que nos queda es la imposibilidad de jugar al videojuego desde un vehículo. La disminución del área ya nos dificultará encontrar pokémon cerca de las calzadas, por lo que si además tardamos más tiempo en visualizarlos, en cuanto vayamos un poco rápido (en una bici por ejemplo), nos pasaremos los pokémon por alto sin ni siquiera darnos cuenta.

pokemonGO

Todos estos cambios están produciendo un gran malestar entre los jugadores, empeorando la tan buena experiencia que tenía el usuario sobre la aplicación. Esperemos que Niantic se dé cuenta de que, como siga por este camino, la popularidad de Pokémon GO podría decaer a la par que el servicio que ofrecen.

 

Comentarios

comentarios