Como ya vimos hace un mes, las cifras actuales de piratería se siguen cuestionandoLa Oficina de Cuentas del Gobierno de los Estados Unidos ya admitió que los métodos para cuantificar las pérdidas económicas debidas a la piratería de bienes culturales no se amoldaban a la actualidad. Por lo que al parecer la justificación de “no todos los que se han descargado algo lo habrían comprado” se extiende.

Hace unos meses WikiLeaks obtuvo documentos confidenciales de la gran empresa de electrónica de consumo Sony. Dichos documentos no fueron revisados ni catalogados hasta ahora, y es que en ellos se mencionan asuntos como las actuales cifras de piratería o el bloqueo de páginas web.

En total, WikiLeaks hackeó más de 71.132 correos electrónicos y se apropió de 30.287 documentos. Como os podéis imaginar, la repercusión del acontecimiento fue tal que Amy Pascal,  máxima responsable de la división cinematográfica de Sony, tuvo que dimitir junto a muchos otros internos.

La metodología de los estudios de piratería es errónea

Fueron muchos los asuntos que Sony tenía entre manos y que empezaron a salir a la luz el pasado Noviembre. Probablemente uno de los mas interesantes a nivel social y cultural es el pensamiento de este gigante electrónico sobre la piratería y sus cifras.

Sean Jaquez, vicepresidente de protección del contenido de Sony Pictures afirma contundentemente que “La gran mayoría de empresas y departamentos del sector sacan anualmente estudios sobre las perdidas económicas que les ha ocasionado la piratería, pero lo cierto es que la metodología con la que se realizan dichos estudios es errónea”.

Es interesante ver como el máximo responsable a nivel mundial de que los contenidos de Sony no se distribuyan libremente incide en la poca validez de dichos estudios. Al parecer, Sony está totalmente de acuerdo con la idea que hace un mes el gobierno de EEUU explicó sobre la piratería y sus estudios. Seguramente, casi la totalidad de empresas afectadas por la piratería tengan en común este pensamiento, aunque como es evidente no conviene que se sepa y ante las cámaras de medio mundo lo que digan sea lo contrario.

Sony pertenece a este grupo de empresas hipócritas en las cuales la honestidad se perdió hace mucho, ya que aún sabiendo que dichos estudios revelan datos falsos de piratería, en los discursos los directivos de Sony escogen cuidadosamente los datos de piratería que más les favorecen. Como por ejemplo los 6,5 millones de descargas del último episodio de Braking Bad en EEUU al día siguiente de haberse estrenado.

El bloqueo de páginas web es absurdo

 Otro dato interesante a comentar sobre dichas filtraciones es un estudio del año 2011 en el que la organización Motion Picture Laboratories analiza de forma exhaustiva de que manera influye el bloqueo de una página web y si realmente es un método efectivo contra la piratería.

Motion Picture Laboratoriespara aquellos que no lo sepan, es una organización encargada exclusivamente de estudiar que tecnologías son las mas efectivas a la hora de distribuir contenidos oficiales y, como ya os habréis imaginado, como parar las ilegales. Es financiada al 100% por las compañías Paramount, Twentieth Century Fox, Universal, Walt Disney Pictures, Warner Bros y Sony.

En dicho informe se cuestiona seriamente que el bloqueo de una página web sirva como medida antipirata. La organización estudió a fondo los bloqueos web que se llevaron a cabo en 15 países, entre los que se encuentra España.

La conclusión del estudio y la que fue plasmada en el informe era de esperar: Hay una gran duda en torno a los bloqueos web y su efectividad, pero sobre todo si dichos bloqueos son individuales. Mejor hacer un bloqueo a un conjunto de webs y dejar atrás a los bloqueos individuales, y para esto se pide que los gobiernos tomen cartas en el asunto.

Comentarios

comentarios