Un keygen, para los despistados, es un programa informático que genera claves o códigos para poder usar un programa de software de pago, sin conocimiento del desarrollador. En otras palabras, son programas no del todo lícitos y su cometido es el de burlar la seguridad de otro programa para poder usarlo sin licencia (lo que se conoce como crackear). Seguramente sepas de que te hablo, ya que existen casi desde que se inventaron los primeros juegos para ordenador allá en los 80.

KG

Este tipo de música era como una especie de firma de su programa, un reconocimiento a su labor. Todo ello optimizando el máximo posible sonido y gráficos, siempre procurando dejar buena imagen… teniendo en cuenta que los primeros juegos cabían en un disquet de 700 kb. Con el espacio que dejaba el juego, era todo un reto hacer una buena “obra musical” e incluirla en el espacio sobrante. Tan importante era ahorrar en espacio, que el sonido se ejecutaba y construía en tiempo real; se trataban de instrucciones ordenadas por el propio keygen.

Su música es algo característica y remite opiniones de todo tipo. Su peculiaridad reside en las aplicaciones tracker de la época, pequeños programas que permitían hacer música “básica” en un formato bastante reducido (MOD, XM, S3M o IT). Los primeros trackers se crearon para Commodore 64 y Amiga, aunque fue en los 90 el verdadero boom de este tipo de aplicaciones. Sobre las notas y sonidos tan estridentes… nada más lejos de las modas del momento, ya que eran acordes a la música que se podía escuchar en los juegos de la época.

Si ya conocías el tema, esto te traerá muchos recuerdos. Ojo que puede tener mensajes ocultos

Comentarios

comentarios