Hace poco menos de un mes SpaceX consiguió algo que llevaba tiempo detrás de ello, lograr aterrizar el cohete Falcon 9. Fue un acontecimiento muy importante, pero lo consiguieron tras varios intentos en una barcaza y finalmente lo consiguieron aterrizar en tierra firme.

En tierra o en una barcaza, ¿qué más da?

Pues parece que a la compañía de Elon Musk si que le importa este aspecto, tanto que han dado explicaciones de por qué siguen intentándolo. La idea principal es; aterrizar el cohete en una barcaza controlada remotamente.

La primera razón, posiblemente la más condicionante, es que para aterrizar en tierra como, ya han hecho, necesitan unos permisos muy complicados de conseguir. El permiso en cuestión lo cede la Administración Federal de Aviación (FAA), que pide unos requisitos difíciles de cumplir hasta para una compañía de esta envergadura.

rf8c9ztkr2bzh6vllvzr

La segunda razón es más económica que otra cosa dado que se trata del combustible que se gasta al desplazar el cohete hasta tierra firme y la diferencia apreciable si se pudiese aterrizar en una barcaza más “cercana” a la base de lanzamiento. Parece una tontería con la de millones que se están invirtiendo, ¿verdad? Pues realmente es casi fundamental, ya que este proyecto se originó con la idea de abaratar lo máximo posible los costes de lanzar cohetes al espacio.

Con todo esto solo queda desearles suerte para este domingo que SpaceX intentará de nuevo aterrizar el cohete Falcon 9 en una barcaza. ¿Lo conseguirán? ¡Esperemos que si!

Comentarios

comentarios