Hace unos días tuve la oportunidad de probar los adaptadores Powerline dLan de la marca Devolo. Para que os hagáis una idea, trabajo desde casa así que necesito tener una buena conexión, o que al menos sea lo mejor posible.

Tengo contratada una línea de 100 megas y por WiFi tan solo estaba consiguiendo que me llegasen unos 20 megas, algunos días estaba de suerte y me llegaban 40. Pero todo esto aderezado con algunos microcortes y problemas que hacían bastante complicado mi trabajo diario, ya que un simple microcorte muchas veces puede estropearte lo que estés haciendo. En su día probé un PLC pero no terminó de funcionar como debería.

Así fue como me propusieron probar los adaptadores dLAN 1200+ WiFi ac Starter Kit. Aunque suene a anuncio comercial, la verdad es que el resultado no ha podido ser mejor. Son dos adaptadores (recuerda, tienen que ir siempre a un enchufe de pared, jamás a una regleta: JAMÁS) que se comunican entre sí, con lo que además de crearte una WiFi con señal nueva en la habitación en la que estés, puedes conectar dos dispositivos por cable para evitar hacerlo por WiFi.

La instalación, además, no puede ser más sencilla. Enchufas uno a la corriente y por cable de red a tu router (recuerda, enchúfalo toma de pared) y haces lo mismo con el otro en la habitación que quieras conectar tus nuevos dispositivos. Tienes que pulsar un botón en el primero de ellos, y en el otro un botón lateral de encriptación. ¡Listo! Nada de configuraciones extrañas, automáticamente tienes conexión por cable y también se ha creado una WiFi nueva de la que tienes la clave en el adaptador. Muy sencillo y muy cómodo. Personalmente, acaba de ser la solución perfecta a una señal muy débil en toda la casa.

 

Comentarios

comentarios