La gran mayoría de los usuarios Android no conocen al 100% las prestaciones de sus terminales. Las pocas especificaciones que los fabricantes indican en sus catálogos de compra parecen ser más que suficientes para que las ventas de smartphones aumenten sin parar. Esto implica que los usuarios no nos compramos un terminal teniendo en cuenta el uso que vamos a hacer de él si no que, por desgracia, solamente se barajan un par de datos significativos: la memoria RAM y los megapíxeles de la cámara principal.

Aunque pueda parecer algo redundante, la capacidad de procesamiento de datos de un terminal depende directamente de su procesador. Y es que, tal y como ya introdujimos en un post pasado sobre los procesadores Intel Core, el procesador de un dispositivo es el cerebro lógico que lleva a cabo todas las acciones que tú como usuario ejecutas. Por lo que, si lo que quieres es un terminal potente que ejecute cualquier aplicación sin sobrecalentarse, deberás tener muy en cuenta el procesador que lleva integrado en su interior. Así pues, a continuación explicamos los pros y los contras de una serie que está causando furor allá a donde va: la familia Snapdragon.

Snapdragon y la vanguardia tecnológica

Estoy seguro que la mayoría de vosotros habéis oído hablar de los procesadores Snapdragon, ya sea por recomendaciones de terceros o porque los habéis vistos implementados en los últimos smartphones. En la mayoría de las ocasiones ofrecen una gran rapidez al usuario, optimizando a su vez la vida de la batería y muchos otros parámetros que mejoran la experiencia del usuario.

Pero no todo tiene por que ser rapidez a la hora de ejecutar aplicaciones ya que, si os habéis leído el post sobre Intel Core, sabréis que los procesadores de los ordenadores están, principalmente, diseñados para otorgar fluidez y capacidad de cálculo, mientras que en los procesadores móviles esto no es así. Si queremos terminales ligeros y finos, los fabricantes deben incorporar todo el hardware posible en los mismos procesadores.

Esto implica que el procesador incorporado en un terminal tiene todo lo necesario para que tus mensajes whatsapp se envíen correctamente, desde el controlador que gestiona la pantalla táctil hasta el DSP que tramita los datos introducidos por pantalla y ordena al transmisor que los envíe. Por lo que la calidad de un procesador móvil no se centra exclusivamente en el número de núcleos, si no también en el resto de componentes tanto hardware como software (no olvidéis que los algoritmos de procesamiento de datos son la pieza clave para que todo funcione rápido y bien).

Como viene siendo costumbre con las grandes marcas, la familia Snapdragon posee una gran cantidad de procesadores según las exigencias de los distintos fabricantes. Es importante conocerlos todos ya que, si solamente usas tu smartphone para mensajería instantánea y fotografía, puedes ahorrarte mucho dinero a la hora de comprar un nuevo terminal.


¿Qué diferencias hay entre los procesadores Intel Core i3, i5 e i7?

Seguramente muchos de vosotros ya conozcáis a la familia Intel y su amplia gama de procesadores. Actualmente, gobiernan casi por…

Procesadores Snapdragon serie 200

Una de las ventajas de las grandes multinacionales es que sus productos van dirigidos a todo tipo de usuarios, por eso Qualcomm también cuenta con esta familia de procesadores. Son los Snapdragon más modestos del mercado, pero son una buena opción para esa parte de la comunidad con un bolsillo limitado.

La CPU de la serie 200 alcanza un máximo de 1,7Ghz y 4 núcleos, lo que equivale a 1700000 operaciones binarias al segundo. Puede que esto no impacte demasiado a los usuarios, pero lo que realmente vale la pena de estos chips son las novedosas tecnologías que llevan implementadas aún siendo procesadores de bajo coste. Soporta el tratamiento de vídeo con calidad 720p HD y cámaras de hasta 8MP. También incluye clásicos como la tecnología NFC y el standard WiFi 802.11 con un núcleo digitalizado para el solo.

snapdragon_200

Aunque estas prestaciones no llamen la atención de algunos usuarios, hay que tener en cuenta que estamos hablando de procesadores muy modestos y de de 28nm, por lo que queda justificado la ausencia de tecnologías como el 4G. De todas formas, estos procesadores tienen todo lo necesario para disfrutar de un smartphone sin que el bolsillo se resienta.

Procesadores Snapdragon serie 400

En este caso ya damos un salto significativo ya que, aunque esta serie de Qualcomm sigue dentro de los procesadores de gama media-baja, contamos con una mayor capacidad de los núcleos y del resto de hardware que les acompaña.

El número máximo de núcleos sigue siendo 4, pero su frecuencia de procesamiento aumenta hasta los 1,7GHz. La arquitectura interna de la serie 400 permite controlar cámaras de hasta 13.5MP, lo que agradará a los usuarios que busquen una buena cámara fotográfica en sus smartphones. También está permitido la reproducción de vídeo a 1080p pero cuidado, esto también depende de la resolución de la pantalla, por lo que no os hagáis muchas ilusiones. Otra de las características que incorporan estos procesadores es la posibilidad de conectarte a una red de datos 4G.

Diagrama de la arquitectura del procesador Snapdragon 400.
Diagrama de la arquitectura del procesador Snapdragon 400.

Un aspecto que casi nunca se tiene en cuenta y que es muy importante es el tipo de memoria interna y su capacidad. En este caso, Qualcomm ha aumentado en 1Gbps la capacidad de transmisión de datos de la misma respecto a la serie 200, por lo que el procesador intercambiará los datos mucho más rápido con el resto del hardware.

Procesadores Snapdragon serie 600

Esta serie de procesadores empieza a ser muy interesante para aquellos que le quieran sacar el máximo partido al Internet de las cosas. Se trata de chips con una arquitectura interna bastante mejor diseñada que los anteriores, ya que incorporan una gran cantidad de mejoras utilizando el mismo espacio físico (se mantienen en 28nm).

Su velocidad de funcionamiento aumenta con creces gracias a los 4 núcleos que funcionan a 1.9GHz y a su memoria interna, que puede llegar a transmitir datos al resto de hardware y periféricos a una velocidad de 6,4GBps.

Diagrama de bloques del procesador Snapdragon 600.
Diagrama de bloques del procesador Snapdragon 600.

Los megapíxeles que puede soportar los Snapdragon 600 aumentan en 7, llegando a la cifra de 21MP. También se ha mejorado el control sobre la pantalla externa, ya que los smartphones con este tipo de dispositivos pueden tener un panel táctil de 2048×1536 y reproducir vídeo a 1080p HD.

Sin lugar a dudas, la serie 600 marca la frontera entre los procesadores de gama media-baja y los de gama media-alta. Por supuesto, el precio también se verá algo encarecido, pero tampoco supondrá un incremento respecto a los anteriores.


Conexiones WiFi, consejos y funcionamiento.

La conexiones WiFi han sustituido casi en un 80% a las conexiones fijas debido sobre todo a su versatilidad, comodidad…

Procesadores Snapdragon serie 800

Son considerados la mejor gama de procesadores para muchos expertos y analistas, y no es para menos ya que se encuentran en la mayoría de terminales de gama alta. Como es lógico, su precio rara vez baja de los 500€, pero a cambio ofrece las mejores especificaciones que actualmente podemos encontrar en un smartphone.

La arquitectura de la serie 800 está liderada por 4 núcleos que, en caso de necesitarlo por razones de procesamiento, pueden alcanzar los 2.3 GHz por núcleo. Esta gran capacidad de los núcleos se fusiona a la perfección con las más avanzadas tecnologías, como pueden ser el acceso a las últimas redes 4G de 150 Mbps o el USB 3.0.

La familia 800 optimizará al máximo los juegos más novedosos del mercado.
La familia 800 optimizará al máximo los juegos más novedosos del mercado.

La velocidad de intercambio de datos entre los distintos componentes hardware también ha sido aumentada en exceso, ya que tiene capacidad para transportar 12.8GBps. En cuanto al tipo de cámara que soporta, se mantiene en los 21MP pero con opción a reproducir vídeo en 4K. Todo un reclamo para aquellos entusiastas de las nuevas tecnologías.

Espero que, después de conocer un poco mejor los procesadores de Qualcomm, podáis elegir a la perfección vuestro próximo terminal en función del uso que le vayáis a dar. En caso de que no sea un chip Snapdragon, basta con mirar las especificaciones técnicas en las páginas oficiales y compararlas con las que hemos explicado anteriormente. Así os podréis hacer una idea aproximada del cerebro de vuestro smartphone.

Comentarios

comentarios