Google va camino de convertirse en el cuaderno de bitácora de nuestra vida. Si ahora mismo revisamos todo lo que el popular buscador sabe de nosotros, la sorpresa podría ser mayúscula.

Y es que no solo se han almacenado nuestros movimientos gracias a Google Maps o las búsquedas con el navegador web, si eres uno de los que usa OK Google, deberías saber que esos registros de voz pueden haber quedado almacenados.

¿Qué significa esto? Nuestras grabaciones de audio están almacenadas en una zona privada, pero además también estará la transcripción de lo que hemos dicho en la nube. Eso sí, estos datos se han guardado de forma privada, con lo que solo nosotros podremos acceder a ellos.

Como siempre, Google explica que usar el control de voz de sus productos nos beneficia en que va reconociendo nuestro tono de voz para ir funcionando cada vez mejor. Si tienes curiosidad por saber qué es lo que han almacenado en los últimos tiempos de ti, una simple visita a Google History nos dejará ver qué es lo que hemos hecho en la última época.

Todo esto ha vuelto a ser noticia gracias al periódico The Guardian, ya que su reportero Alex Hern se encontró con datos almacenados como indicaciones para llegar al Ikea o conversiones a grados Fahrenheit.

Recuerda, como siempre, que nada se está haciendo sin que tu hayas aceptado previamente. Es decir, aquellos famosos términos de uso a los que siempre le damos a “siguiente” o a “ok” mirando hacia otro lado. Ahí es cuando hemos aceptado que estos datos puedan ser almacenados y como sigamos así, cualquier día venderemos nuestra alma a una gran empresa (si no lo hemos hecho ya).

Captura de pantalla 2015-10-14 a las 14.25.57

Si después de ver todo lo que has almacenado estás ante un pequeño ataque de pánico, no te preocupes. Tienes la opción de eliminar estos datos, tanto sean los de hoy, ayer, como desde el inicio de los tiempos. También podremos decirle a Google que ya basta de almacenar todo lo que hacemos.

¿Cómo puedo borrar los datos? Vamos a la página de actividad de voz y de audio, accedemos al menú en la esquina superior derecha donde vemos tres puntos, y pulsamos en opciones de eliminación.

A partir de ahora, ten presente que siempre nos podemos encontrar con ‘sorpresas’ de este estilo tras aceptar de forma inconsciente los términos de uso. Pero por otro lado, si te preocupa tu privacidad, deberías saber que tienes la opción de hacer que Google no vuelva a almacenar datos de este tipo sin tu consentimiento. Así que además de poder eliminar la información, también podrás ponerle punto y final a tu relación con esta función que a muchos puede causarle más de un problema.

Comentarios

comentarios