De primeras un buque de contenedores puede llamar tu atención, como mucho impresionar, pero con este time-lapse pueden llegar a apasionarte. Desde que desembarca en el puerto de Ho-Chin Minh, en Vietnam, hasta que llega al punto de destino en Ningbo, China en este vídeo de siete minutos adquirimos los ojos del capitán que no duerme.

Olas, el reflejo de las estrellas, otros barcos que se cruzan, la carga y descarga de los containers en los puertos, las puestas de sol… Increíble. Al terminar el vídeo y más habiendo acabado el verano con esta resaca post-vacacional, entran ganas de salir y recorrer el mundo, en un buque de containers, por ejemplo. ¿A ti no?

 

 

 

 

Comentarios

comentarios