El derecho a la intimidad es para todos, incluidos los niños. Pero, ¿qué hacer tu nuestro hijo se pasa tanto tiempo navegando y no sabemos dónde?

Recursos que te ofrece Google.

Muchas veces me encuentro con madres y padres que comentan que su hijo pasa horas navegando por la red, en mayor parte viendo sus YouTuber favoritos. Pero aún así, a algunos les queda la preocupación de si realmente la navegación no va más allá.

Lo que muchos padres no saben es que Google tiene herramientas con las que podemos tener un historial completo de navegación. Y no se trata del historial de navegador (Firefox, Chrome, Safari…), si no del historial de la cuenta de Google que tengamos abierta en el navegador. Aplicaciones que nos útiles a nosotros mismos cuando queremos recuperar aquella búsqueda que hicimos un día y que ahora no recordamos.

Ver historial de búsquedas de Google:

  1. Abrimos el navegador que usemos para entrar en internet.
  2. Accedemos a nuestra cuenta de Google y dejamos abierta la sesión (esto se ve cuando estamos en el buscador google.com, en la esquina superior derecha)
  3. Clicamos en el avatar – Mi cuentaVista general de la cuentaPanel de control.

En Panel de control encontramos multitud de herramientas. Entre ellas, “Historial de búsquedas“. Debemos tenerlo habilitado para que guarde todas las búsquedas realizadas mientras tenemos la sesión activa.

Otras herramientas de Google.

Seguro que al entrar en Panel de Control habéis visto otras muchas herramientas útiles, como por ejemplo, Dispositivos. Todos los dispositivos que tengamos asignados con esa cuenta de Google, están ahí registrados. Si en el móvil / tablet tenemos activada la ubicación, desde ahí podremos localizar el dispositivo, incluso ver el historial de ubicaciones en esta otra herramienta.

No confundir las utilidades de Google con herramientas para privar de la intimidad.

Cómo decía al principio, la intimidad es un derecho para todos. Estas herramientas han de utilizarse únicamente con un sentido práctico y nunca como método de control. Los niños tienen también derecho a su privacidad, y sólo cuando sospechamos que algo no va bien es cuando debemos estar más encima acerca de sus conductas en la red.

Como consejo personal, la mejor herramienta para saber qué hacen los hijos en la red es la confianza en ellos mismos y una buena comunicación padres-hijos. Más que nada porque los niños de esta generación traían, no un pan, sino un ordenador bajo el brazo con todos los trucos y herramientas para navegar por la red sin dejar rastro si no quieren.

Imagen: TicDomestic

Comentarios

comentarios