La vulnerabilidad ha sido descubierta gracias a Adam Donenfeld, investigador de seguridad de Check Point. Según ha explicado, dicha vulnerabilidad está formada por cuatro importantes fallos de seguridad que, explotados de la forma correcta, podrían otorgar el control total del dispositivo móvil al atacante.

Este conjunto de fallos de seguridad ha sido bautizado como “Quadrooter” por los chicos de Check Point. El análisis de seguridad ha concluido que todos los smartphones con chips de Qualcomm están comprometidos, lo que implica que cerca de 900 millones de dispositivos necesitarían una actualización inmediata para no ser víctimas de los atacantes.

Quadrooter ha sido presentado en la Def Con que tuvo lugar el pasado domingo (una de las conferencias de hacking más prestigiosas a nivel mundial). En la charla se expuso que el atacante podría tener acceso al root del teléfono, es decir, control total sobre los datos, la cámara o el micrófono del terminal.

Según ha explicado Qualcomm, el fallo ya ha sido solucionado y el parche de seguridad llegará próximamente a todos los dispositivos afectados. Google ya ha tomado cartas en el asunto y ha parcheado todos sus terminales afectados contra tres de las vulnerabilidades descubiertas, teniendo que esperar al parche de septiembre para que sus usuarios queden completamente fuera de peligro.

Comentarios

comentarios