Desde el principio de los tiempos los juegos de azar formaron parte del entretenimiento del ser humano y tan solo nos tenemos que ceñir a la literatura para encontrar incluso referencias mitológicas que cuentan que Mercurio había ganado un halo de luz en una apuesta con la Luna. Se dice que incluso Albert Einstein utilizó su brillante ingenio para buscar una fórmula con la que ganar a la ruleta. Hoy en día estos juegos siguen estando muy presentes en nuestras vidas y es habitual ver casinos que sigan siendo parte activa del paisaje de nuestras ciudades.

Lo cierto es que los nuevos tiempos han demostrado otra faceta de los juegos de azar, la virtual. Ya no es indispensable acudir a uno de los establecimientos preparados para tal fin si se desea desafiar al azar, cualquier persona puede enfrentarse por ejemplo a una ruleta virtual con solo sacar su Smartphone del bolsillo o sentarse ante un ordenador. Para que todo esto suceda hay una condición indispensable y no es otra que la confianza de los usuarios en el sistema donde van a apostar su dinero.

Si en ocasiones hemos visto que durante el juego en los casinos se han dado casos de personas que cuentan las cartas jugando al blackjack o que sacan rendimiento del más mínimo error que pueda tener una ruleta en su funcionamiento como hacían los populares “Pelayos”, algo que puede crear algún desasosiego entre los clientes, en la modalidad online esos factores desaparecen por sí solos. Ahora bien, las salas deben ofrecer un software que garantice la absoluta confianza de sus usuarios.

Hace un tiempo PokerStars, la sala de póker online y casino con más usuarios del mundo, en una inteligente maniobra de transparencia, abría sus puertas y mostraba abiertamente el funcionamiento de sus instalaciones haciendo especial hincapié en su sistema de barajado en las cartas para el póker, un software que igualmente se aplica al resto de sus juegos. Viene muy bien ver el vídeo que os dejamos debajo para comprenderlo algo mejor.

 

El RNG (Random Numbers Generator) o generador de números aleatorios es el “Santo Grial” de las salas de juego online. Dotar a sus usuarios con la confianza de que los números que salen en cualquier tipo de juego al que acceden es absolutamente aleatorio garantiza en gran medida el éxito de su negocio. Hoy en día son múltiples los estamentos que revisan minuciosamente este tipo de situaciones pero de cualquier modo se agradece conocer de primera mano cómo discurre el modo en el que el azar marcará nuestro destino durante una jugada.

Lee Jones, director de comunicaciones de PokerStars, nos apunta que un software de RNG al uso podría tener irremediablemente fallos, por ello su compañía ha apostado por dos fuentes totalmente independientes a la hora de crear números aleatorios. La primera de ellas que cuenta con un haz de luz y un espejo semiopaco que separa dicho rayo en dos cifras diferentes en función de si atraviesa o no el espejo y la segunda basada en cuestiones totalmente diferentes como los movimientos del ratón de los usuarios o el tiempo que transcurre entre las acciones. La combinación de ambas dará lugar a una cadena de números mediante un método criptográfico del que posteriormente se extraerán los números de las jugadas. Parece algo propio de una película al más puro estilo Misión Imposible pero según parece el sistema es de lo más eficaz, tal y como lo han corroborado los organismos encargados de inspeccionarlo.

No cabe duda que conociendo estas singularidades uno puede lanzarse a apostar unos euros con tanta o más confianza que cuando lo hace en una mesa de forma presencial.

Comentarios

comentarios