El tiburón como personaje de terror no pasa de moda. Así lo ha demostrado el director Jaume Collet-Serra, que ha recuperado su figura para la gran pantalla en su último film: Infierno Azul.

Estrenada la semana pasada en España, superó los 50 millones de dólares en taquilla en Estados Unidos sin ser una obra maestra como para desbancar a un clásico del género como Tiburón (1975) de Steven Spielberg. Con un prepuesto de 17 millones, el catalán Collet-Serra nunca apuntó tan alto pero sí busca el seguir labrándose un nombre en Hollywood, pues son varios ya sus largometrajes que han viajado alrededor del mundo desde la meca del cine. Su bautismo internacional llegó con Sin Identidad (2011) y Non-Stop (2014) con Liam Neeson a sus creaciones lo que Leonardo dii Caprio a las de Martin Scorsese, es decir, su actor fetiche.

Al irlandés le veremos en su siguiente producción The Communiter, pero no luchando contra el gran blanco en Infierno Azul. Eso será cosa de Blake Lively, que da vida a Nancy una intrépida surfista que decide viajar hasta una playa recóndita de la que una vez le habló su madre, recientemente fallecida. Y como a Bethany Hamilton (AnnaSphia Rob en la vida real) en Soul Surfer le tocará luchar por su vida con el mayor temor de todo surfista. Un escuálido que no es tan agresivo como se le pinta en la gran pantalla pero lo cierto es que, pese al avance de la tecnología y la ciencia, sigue sin haber un remedio infalible para acabar con las muertes de surfistas por su culpa.

Película "Tiburón" emitida en un cine acuático
Película “Tiburón” emitida en un cine acuático

Más allá de crear un ambiente de suspense y drama de principio a fin, la película sirve para concienciar sobre lo desprotegidos que están los amantes de las olas en mar abierto. Fue el triste final que les aguardó a Ángelo Josué Lozano Corzo y José Manuel Trujillo Salas como se puede ver en el tráiler y del que se salvó Hamilton, según narra su obra biográfica ‘Soul Surfer’, costándole, eso sí, la pérdida de un brazo. Tal vez sea una de las razones por las cuales muchos de los surferos que son las mejores apuestas de bet365 a la victoria en los distintos torneos del ASP World Tour opten cada vez más por entrenar en piscinas, donde podría estar el futuro de este deporte en zonas de alto riesgo por ataques de tiburón. De hecho, de incluirse el surf en el programa olímpico de 2020, la prueba se realizaría en agua dulce.

Se trata de un deporte muy exigente y que obliga a todo practicante a tener, entre otras cosas, un nivel avanzado de natación. Es una destreza que nuestra protagonista, Nancy, deberá demostrar tras quedarse aislada en un islote a solo 200 metros de tierra firme, pero con un tiburón gigante acechándola, ¿será capaz de recorrer esa distancia y salir ilesa?

El miedo que genera la figura de Collet-Serra, creada mediante ordenador, contrasta con la belleza de un paraje único. Para rodar eligió la playa de aguas cristalinas de Rodada, situada en la australiana isla de Lord Howe. Cuenta con vegetación virgen y una fauna marina sin paragón, de ahí que este lugar sea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Comentarios

comentarios