Aunque para muchos la vida privada y el trabajo son dos cosas bien distintas, ¿a quién no le ha pasado alguna vez tener que estar al tanto de ambas a la vez? Si en algún momento habéis estado en esa situación o es algo habitual en vuestras vidas, os aconsejamos leer este post con detenimiento.

En el trabajo no hay privacidad

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado que no es ilegal que los jefes lean mensajes privados de los trabajadores enviados a través de cuentas de correo electrónico o chats por internet como pueden ser Yahoo Messenger, Facebook Messenger o casi lo más importante… WhatsApp, si como lees.

Según el tribunal, las empresas pueden controlar todo lo que sus trabajadores hacen durante su jornada laboral. Además, los jueces añadieron que si algún trabajador ha violado las normas de la compañía, la empresa tiene derecho a comprobar todas las actividades realizadas por su empleado en el horario que debería de haber estado trabajando.

En un principio esto sólo se aplica a cuando se está usando el material de empresa, como puede ser el ordenador de sobremesa que tengas en tu oficina o lugar de trabajo. Sin embargo, no se ha especificado nada si ocurriría lo mismo si un trabajador mantuviera conversaciones no relacionadas con el trabajo en algún dispositivo personal.

¿Un caso aislado?

En 2007 fue despedido un empleado por supuestamente usar una cuenta de trabajo para comunicarse con su familia. Al parecer, su jefe lo descubrió mientras husmeaba en la cuenta de su empleado y tomó una decisión.

El trabajador afectado, Bogdan Barbulescu, ingeniero rumano, decidió ir ante la justicia debido a que le parecía una violación de su privacidad. Además, explicó que no solo habían mirado en las cuentas de su trabajo, sino también en las personales. Sin embargo, en Rumanía no tuvo la suerte esperada y decidió apelar a la CEDH. Desgraciadamente, el  jurado dictaminó este pasado martes que la empresa estaba en todo su derecho de despedirlo por haber infringido la política de la empresa.

Se ha de aclarar que la respuesta del jurado no fue unánime, ya que uno de los jueces no estuvo de acuerdo con la decisión y añadió lo siguiente:

“Una prohibición general del uso personal de Internet es inaceptable. En añadido, todos los trabajadores deben de estar bien informados sobre la política de la empresa en la que trabajan y eso es deber implícito de la empresa.”

El Congreso de Sindicatos de Comercios Europeos, que representa a los trabajadores en todo el continente, explicó que la decisión de los jueces no debe ser como una “luz verde para empezar a husmear”.

Hay muchas reivindicaciones sobre lo sucedido, pero lejos de si es correcto o no, lo que la ley dictamina es que toda empresa es libre de saber todo lo que hacen sus empleados durante su jornada laboral.

Sabiendo esto, ¿te pensarías dos veces lo de escribirte con tu familia o amigos mientras estás en el trabajo?

FUENTE: BBC

Comentarios

comentarios