Ésta nueva vacuna contra el Ébola denominada rVSV-ZEBOV (replication-competent vesicular stomatitis virus-based vaccine expressing a surface glycoprotein of Zaire Ebolavirus) ha sido desarrollada por investigadores de la Agencia de Salud Pública de Canadá y fabricada por Merk.

El modelo de vacunación aplicado para el Ébola ha sido el mismo que el aplicado contra la viruela en los años setenta. El sistema utilizado es simple, se localizan a las personas que han podido entrar en contacto con un enfermo de Ébola, su anillo, y se les vacuna a todos, en total, usando éste método, se han creado unos 90 anillos. Con este modelo se han vacunado a 7.651 personas desde el 1 de abril hasta el 20 de julio de este año y los resultados han sido terriblemente esperanzadores, el 100% de los vacunados no ha contraído la enfermedad por lo que, a falta de nuevos estudios, se puede hablar de un rotundo éxito en el desarrollo de esta vacuna.

Se prefirió utilizar el sistema de anillos en vez del sistema tradicional de grupos de control y pruebas de doble ciego debido a que si la vacuna fallaba y producía el contagio del Ébola podría afectar a personas sanas que no hubieran entrado en contacto con la enfermedad. Otra medida de seguridad adoptada ha sido en excluir de los anillos de vacunación a los niños y a las mujeres embarazadas, por los efectos desconocidos que pudiera tener en estas poblaciones.

Estos resultados tan esperanzadores, que han sido publicados en The Lancet, concluyen que aún es necesario completar algunas fases más del estudio y también es necesario establecer que la vacuna no sólo evite la propagación de la enfermedad sino que cree inmunidad de grupo, esto es, que el virus del Ébola deje de propagarse aun cuando una parte importante de la población no esté vacunada.

Esta gran noticia da una importante esperanza a un continente que ha sido afectado por una de las enfermedades más peligrosas conocida por el hombre y a la que se ha buscado solución en un tiempo récord.

Comentarios

comentarios